Inicio Seguridad Laboral La presión Atmosférica y sus Efectos en la Salud

La presión Atmosférica y sus Efectos en la Salud

La presión atmosférica y sus efectos en la salud 

Estamos rodeados de aire y ese aire tiene un peso que se ejerce en todas las direcciones, el cual nos genera una presión sobre nuestro cuerpo. Es lo que se conoce como la presión atmosférica. 

Evangelista Torricelli fue el primero que logró medir la presión atmosférica y fue quien dijo: “vivimos sumergidos en un mar de aire”. 

Los efectos en la salud con baja presión atmosférica. 

Debido a las altas temperaturas el aire se eleva y la presión atmosférica baja. Esto da la posibilidad de que pueda haber tormentas o que pueda llover en algún momento del día. 

Cuando se presentan esta combinación de altas temperaturas y baja presión, en algunas personas suelen aparecer, dolores de cabeza, dolor en la cara, desgano y fatiga. También lo sufren las personas que tienen sinusitis crónica, estas presentan problemas para respirar, ya que el aire queda atrapado en los senos para-nasales y no permite el paso del mismo. Las personas con presión arterial alta también se ven afectadas, las que sufren artritis o quienes hayan tenido algún tipo de operación. 

Muchas veces hemos escuchado a las personas de edad avanzada decir que va a llover porque le duelen sus articulaciones. Esto podríamos asociarlo a un estudio realizado en Japón en el año 2003, que reveló, que hay una relación directa sobre el dolor y la baja presión atmosférica. En el experimento se tomaron ratones a los cuales se les inyectó dolor artificial en las patas.  

 

 

 

 

A un grupo de ratones se los colocó en un lugar con presión atmosférica normal, mientras que al otro grupo, se los colocó en una cámara donde se le fue disminuyendo la presión, estos ratones presentaron signos de dolor cuando se bajaba la presión. 

Entonces podemos decir que: Si la presión atmosférica baja, se expanden los tejidos, las articulaciones y los nervios se vuelven más sensibles produciendo mucho dolor. 

Cualquier articulación que soporte peso es más frecuente que se presenten dolores. Por lo general los dolores se dan en las caderas, las rodillas, codos, hombros y manos. Esto se debe a que las articulaciones tienen nervios sensitivos y estos responden a la presión baja, por lo tanto, cuando disminuye la presión, e aire se vuelve más húmedo y esto genera que los barorreceptores se activen generando así un gran dolor en las articulaciones.  

 

Presión atmosférica alta y sus efectos en la salud 

Este tipo de situaciones se da cuando el clima es frío y la presión atmosférica aumenta, debido a que el aire frío desciende y esto genera una mayor presión. 

En los últimos años se han realizado estudios para determinar cuál es la relación que existe entre la presión atmosférica alta y las enfermedades, se hace énfasis en las circulatorias y respiratorias. 

Hemorragia intracerebral por ruptura de aneurisma (ensanchamiento anormal de una arteria). También se hace hincapié en los cambios bruscos de presión atmosférica que son más frecuentes en los periodos fríos del año. 

Cardiopatía coronaria: esta es la principal causa de muerte de los viajeros que van a países con climas fríos y presión atmosférica alta, la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en viajeros internacionales adultos. 

 

 

 Sin embargo, viajar a un lugar lejano no tiene por qué estar fuera de los planes de los pacientes cardiovasculares: “Si la condición cardíaca del paciente es estable, está bien controlada y se encuentra bien, no hay mayor problema en viajar”. “ recientemente se le diagnosticó alguna enfermedad cardíaca o su medicación ha sufrido cambios hace poco, es mejor esperar hasta que se sienta recuperado y posponer los viajes internacionales hasta que la condición se haya estabilizado”. 

Los cambios bruscos de clima afectan especialmente a la respiración y a la salud cardiovascular.  

Conclusión 

Es muy común que cuando llega el verano nos queremos poner en forma, pero “cuidado” debemos tomar los mayores recaudos para evitar que las altas temperaturas que generan baja  presión atmosférica nos afecte, si somos de las  personas  que tenemos problemas para respirar, debemos evitar el hacer mucho ejercicio cuando lo días son muy calurosos, esto ayudara a no sofocarse, ya que está más que claro que les va a faltar el aire si empiezan con una rutina muy intensa y tratan de hacer lo que no hicieron durante el invierno para poder bajar esos kilos de más, lo único que van a lograr es que los músculos fatiguen por la gran exigencia que les van a generar de golpe, y otra cosa muy importante, es que al no estar el cuerpo acostumbrado a respira de la forma correcta para llevar a cabo una rutina de ejercicios lo único que lograremos será que nuestros músculos no reciban el oxígeno necesario para su correcto funcionamiento. 

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía