Inicio Comunicación La posibilidad de elegir un monotributo diferente

La posibilidad de elegir un monotributo diferente

Al momento de emprender un negocio de manera independiente, esta es la información que debemos tener en cuenta…

¿Quiénes pueden ser monotributistas?
-Personas que prestan servicios.
-Sucesiones que siguen la actividad de una persona fallecida.
– integrantes de cooperativas de trabajo.
– Sociedades de hecho de 3 socios como máximo.
Además, es necesario que los ingresos no sean mayores a las sumas que indica la reglamentación y tener una determinada cantidad de empleados.

¿Cuáles son los pasos a seguir?
– Gestionar cuit
– Generar clave fiscal
– Poseer el domicilio fiscal electrónico
– Declarar el código de actividad de acuerdo con el clasificador de Actividades Económicas.
– Realizar la inscripción por internet.

El monotributo es un sistema para que los comerciantes o profesionales puedan pagar sus impuestos y aportes jubilatorios. Posee dos partes, una impositiva en la cual se pagan los impuestos, estos son: Impuesto a las ganancias e impuesto al valor agregado (IVA) y otra previsional donde se pagan los aportes jubilatorios y la obra social.
Para saber en qué categoría debo inscribirme hay que tener en cuenta que esto depende de la actividad que cada persona desarrolle. Si es profesional va a depender los ingresos, si es como comerciante depende de: los ingresos del año anterior, la energía eléctrica que se haya consumido, el monto del alquiler en caso de que lo hagas y los metros cuadrados en el inmueble donde se desarrolla la actividad. Cada 6 meses puede realizarse un cambio de categoría dependiendo de si los ingresos disminuyeron o aumentaron.

Dentro del monotributo también existe otra categoría llamada monotributo social esta misma fue desarrollada para aquellas personas que estén desarrollando una única actividad económica -ya sea productiva, comercial o de servicios-, cooperativas de trabajo y grupos de hasta tres integrantes que lleven adelante proyectos productivos. En todos los casos, debe tratarse de emprendedores en situación de vulnerabilidad social que no generen ingresos anuales superiores a los correspondientes a la categoría más baja del Monotributo general. Para poder acceder a esta categoría, tiene que cumplir con ciertos requisitos de vulnerabilidad como no poseer más de una propiedad inmueble ni más de un rodado y no deben tener otro empleo o ser empleadores.
Esta última, sería la opción más recomendable para cualquier persona interesada en iniciar su propio negocio y no posee tantos recursos para realizarlo, ya que también, es más económico.

No olvidemos que cada individuo también debe cumplir con obligaciones al realizar a estos trámites como por ejemplo: realizar el pago de las cuotas mensuales, cambiar de categoría si se modifican tus ingresos y dar facturas por ventas (estas tienen que ser de tipo C).

Artículo anteriorLa psicología laboral.
Artículo siguienteSaldemos las cuentas..

Reservá tus vacaciones

Fotografía