Inicio Seguridad Laboral PUESTA A TIERRA CON JABALINA

PUESTA A TIERRA CON JABALINA

Introducción

La puesta a tierra (PAT) es un sistema de protección al usuario de los aparatos conectados a la red eléctrica. Un cable por lo general verde-amarillo, que se encuentra en todas las cañerías eléctricas de un establecimiento, es el que protege al circuito de fugas de corriente que pueden darse por cables pelados o artefactos eléctricos en masa. Cuando hay una corriente de fuga que se va por este cable a tierra, actúa el interruptor diferencial dejando sin electricidad todo el circuito del lugar donde esté instalado.

Los cables mencionados de la instalación de la puesta a tierra estarán unidos directamente a una “jabalina” o electrodo, que se encontrará enterrada en contacto directo con el terreno, permitiendo el paso a tierra de las corrientes de defecto (fugas) o las de descarga de origen atmosférico peligrosas.

Cómo realizar la puesta a tierra con jabalina 

En primer lugar es preciso mencionar que una jabalina con puesta a tierra es una barra de acero cobreada que va insertada en el suelo del terreno para realizar la descarga a tierra. Esto se instala acompañado de una caja de inspección de jabalina donde desde allí se tiene acceso a la bornera. En dicha bornera va conectado el cable que recorre la instalación eléctrica y se une a la jabalina.

Se debe tener en cuenta perforar el suelo (1.5 metros aproximadamente), introducirla y llevar adelante la instalación de la misma en conjunto de la caja que la acompaña. Siempre haciendo un análisis de las cañerías subterráneas para no tener accidentes en plena instalación.

Cabe mencionar que la Jabalina cuanto más profunda sea, más fuga de tierra tiene y por lo tanto más segura es. Si la jabalina es muy corta, de 1 metro o menos la fuga no se realizaría con la misma seguridad.

Luego se deberá verter  “gel mejorador de receptividad de suelos” para mejorar la conductividad eléctrica del terreno, gracias a su fórmula especial que favorece la absorción y retención de agua.

Todos y cada uno de los enchufes de la propiedad deben tener un cable a tierra el que ira conectado a la bornera de la Jabalina.  Por ello, se conecta a la bornera el cable (pelado en su extremo) que recorre la red eléctrica del lugar.

Por último, una vez hecha la instalación, con un “tester” se debe medir si el cable a tierra está bien colocado y funciona correctamente.

Medición de puesta a Tierra

La legislación vigente en materia de Seguridad e Higiene en el Trabajo (Ley 19.587) exige la correcta instalación de la puesta a tierra, en toda instalación eléctrica para asegurar las descargas que por corrientes de defecto puedan producirse, como así también la de medir periódicamente los valores de resistividad del sistema, verificando su estado y mantenimiento para su correcto funcionamiento, en conformidad con los valores de referencia de resistencia contenidos en la reglamentación.

Dichas mediciones se realizan a través del Protocolo de Puesta a Tierra, un documento técnico donde se detallan los resultados obtenidos en la revisión y medición del sistema, que consta de una parte física donde se informa sobre su estado visual o ubicación en el predio, la cantidad de electrodos o jabalinas que lo componen, las líneas de tierra que las vinculan a la instalación, conexiones, distribución y derivaciones.

Conclusión

Considero que un sistema de Puesta a Tierra puede salvar vidas, pero no solo brinda seguridad en las personas sino que también es utilizado en beneficio de plantas y equipos destinados a producción de bienes y servicios, evitando con su implementación la posibilidad de sufrir daños, que tienen como consecuencia el quebranto económico que supone los tiempos improductivos, la sustitución de equipos y componentes como así también los problemas derivados por accidentes.

Fotografía

Nuestro diario

Ingresá a leer todas las noticias en nuestro diario: Prensa Libre Online