Inicio Seguridad Laboral Genocidio silencioso en Dock Sud

Genocidio silencioso en Dock Sud

Villa Inflamable esta enclavada en el centro del Polo Petroquímico Dock Sud, una zona del municipio de Avellaneda cercana al puerto de la capital argentina donde desarrollan su actividad 44 empresas de hidrocarburos que, a lo largo de los años, han convertido la cuenca  Riachuelo-Matanza en una de las vías fluviales mas contaminadas del mundo. El resultado es un paisaje diatópico, un entramado de casas de chapa y madera construidas sobre plataformas de tierra húmeda y contaminada, donde según el censo más reciente en el año 2009, viven más de 1.500 familias.

 

 ACUMAR (Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo) ente autónomo, autárquico e interjurisdiccional que conjuga el trabajo con los tres gobiernos que tienen competencia en el territorio: Nación, Provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El organismo se crea en 2006 mediante la Ley N° 26168, atendiendo a la preocupante situación de deterioro ambiental de la Cuenca. En 2008, la Corte Suprema de Justicia de la Nación  intimó a ACUMAR a implementar un plan de saneamiento en respuesta a la causa judicial conocida como “Causa Mendoza”, reclamo presentado en 2004 por un grupo de vecinos.

 

 Este ente (ACUMAR) realizo entre julio y agosto del 2012 un estudio sanitario a los vecinos que revelo que el 40% de la población de Villa Inflamable tiene índices elevados de plomo en sangre, paralelo a este estudio se realizo una muestra en 144 niños de entre siete y once años que replico las conclusiones. Según los datos obtenidos, en la villa hay una presencia habitual de 17 gases tóxicos, como benceno, tolueno y xileno, y metales pesados como plomo y cromo. De los 144 niños analizados, 57 presentaron un alto nivel de plomo en sangre. El Plomo es un metal pesado neurotóxico que cuando esta presente en la sangre circula por todo el organismo y al llegar al cerebro ocasiona daños neurológicos irreversibles y se acumula en el tiempo. Además la gran parte de la población presenta afecciones dermatológicas, broncoespasmos, asma familiar o cefaleas.

 

 

 

 

 

 

 

 Como hablamos anteriormente, la contaminación no es solo en el aire, sino también en el suelo. Esto hace que el agua corriente tenga altos niveles tóxicos. Una de las soluciones que tomaron a raíz de este problema fue que una camioneta reparta a diario por dentro del barrio bidones de agua potable. Cada bidón tiene 5 litros y a cada familia numerosa le corresponden dos bidones por día. Como el uso que le dan al agua no es solo para beber, sino también para lavar ropa, las verduras, cocinar, bañarse, la mayoría de las veces no alcanza.

 La Acumar inicio este servicio en 2007 con el propósito de evitar que los vecinos beban el agua contaminada de las cañerías que construyeron artesanalmente a lo largo de los años. La autoridad edifico cinco años mas tarde un espacio a las afueras del barrio para almacenar esos bidones, aunque los vecinos se organizan y distribuyen los envases por diferentes puntos estratégicos de la villa en la camioneta.

 

Hace diez años la justicia ordeno relocalizar a los vecinos de Villa Inflamable, los años pasaron, al igual que los gobiernos y estas familias esperan una solución a esta problemática, pero ésta para los habitantes de la villa suena como un quimera, una lotería que solo ocurre una vez cada tanto. Pobreza mas contaminación, un coctel inflamable. La gente vive sobre una de las fuentes de polución más grandes de la Argentina y a orillas de verdaderas cloacas a cielo abierto.

Fotografía

Nuestro diario

Ingresá a leer todas las noticias en nuestro diario: Prensa Libre Online