NO! AL RACISMO.

Cada día, nosotros los humanos estamos perdiendo esa esencia humanitaria y buscamos la imperfección del prójimo, y humillamos el color; el estatus social ; la nacionalidad la religión; por cualquier cosa criticamos y ciertas veces DISCRIMINAMOS y no nos damos cuenta que ante los ojos de DIOS todos somos iguales. O saliendo de la religión olvidamos nuestra ética.

Cada persona viene de una ética diferente ; unas con más moral que otras, algunas que la perdieron por completo y dejándose llevar por el nivel económico que tengan. El racismo con el color de piel es algo que forma parte de día a día. Cuando eres negro, lo asumes cada vez que sales de casa por la mañana, y lo que normalmente una persona enojada hace es gritar enfurecidamente y decir negro etc., etc.

Para dar un ejemplo yo soy casada con un asiático y él es un chico muy blanco y yo a su lado soy re morocha y cada vez que salimos a la calle siempre hay comentarios o murmureos de la gente que pasa o las personas de lado de mi meza, con miradas de racismo de desprecio o cosas así.

Obviamente ya lidié con todo eso hace muchos años desde el primer día que decidí salir con mi esposo y aparte de eso él es discriminado por los ojos o porque no puede pronunciar bien alguna palabra, y amorosamente también a mí me da risa en ello, pero sin maldad ni enojo.

Y continuando con el racismo ya que eso no solo lo vemos por personas extrañas sino también en nuestro entorno y hasta de la familia.

Con todo está de la globalización la tecnología estamos cada día más materialistas que sentimentales, solo espero de corazón como seres humanos nos concienticemos y podamos ser cada día una mejor sociedad, tanto para el presente y para las nuevas generaciones.

Fotografía

Nuestro diario

Ingresá a leer todas las noticias en nuestro diario: Prensa Libre Online