En el sur de nuestro país durante miles de años la comunidad indígena yagham encendía fogatas para mantener el calor y comunicarse entre sí; las llamas ardían en sus bosques en medio de montañas, valles y ríos. Cristina Calderón, una de las 1600 yagham descendientes que aún vive en terrenos ancestrales, comenzó la tradición anual del encendido de tres fuegos en la playa extensiva de Ushuaia, capital de la provincia de Tierra del Fuego, en la cual se reunían antiguos yaghams. Cada 25 de Noviembre recuerda la costumbre, que tenían estos aborígenes de encender tres fuegos para anunciar la llegada de la ballena que todos comerían, liberando señales de humo. Esa era una forma de convocar a toda la tribu y era común que compartieran comida y que comieran en comunidad. Su modo de vida era nómade, se desplazaban en canoas , dedicados a la caza de mamíferos marinos, recolectores de mariscos y de diversas aves y tambien a la pesca.
Otros aborígenes originarios son los mapuches que habitan en nuestro país y en la Republica de Chile, son una población étnica con una fuerte entidad como grupo por su historia, pero de apoco se van adaptando a la sociedad actual y van perdiendo muchas de sus costumbres, como su idioma o religión. La mayoría de las comunidades que no se adaptan a lo urbano son difíciles de ubicar, ya que se alejan y resultan difícil ser visitadas, sin embargo en la provincia de Neuquén, se halla una comunidad de QUILA QUINA; se le puede visitar.
En las zonas rurales forman grupos bajo la autoridad de un líder, y con respecto a la religión, creían que la vida se prolongaba más allá de la muerte.
El We We tripantu es una celebración del Inicio del Año Nuevo de los mapuches, que justamente se lleva a cabo en el día de Solsticio de Invierno, entre los días 21 y el 24 de Junio; de esta manera en el amanecer del día 24 comienza el ciclo de la vida en el mundo mapuche y en la madre tierra ese día es muy especial, ya que hay un reencuentro de armonización y equilibrio de las relaciones humanas, una de ellas son los ancianos que les narran historias a los niños a través del nutram, que significa (conversación mapuche), y es en ese momento los aconsejan tomando mate y siguen la celebración bailando hasta la medianoche.
Otras ceremonias y rituales que tenían estos aborígenes consistían en pedirles al Pillan y al tótem que beneficiara al pueblo con lluvias, para obtener cosechas abundantes, le suplicaban el aumento de ganado, ritual que duraba aproximadamente dos días. El Machitun consistía en la sanación de algún miembro del grupo que se lo considere enfermo y es allí donde asistía un curandero llamado machi, que se creía que el podría curarlo a través su comunicación con presencias espirituales.

Fuentes:

http://www.bbc.com/travel/story/20180402-mamihlapinatapai-a-lost-languages-untranslatable-legacy

http://www.icarito.cl/2009/12/45-8711-9-5-los-mapuches.shtml/

Dejar respuesta