Carrera: seguridad e higiene
Sede: liniers
Alumno Nicolás Rocha
Cuántas veces hemos escuchado en la televisión que algún niño o adulto a muerto electrocutado por una incorrecta instalación eléctrica, por lo general por la falta de disyuntor en una instalación. El disyuntor es un sistema de protección automático que se coloca en cualquier instalación eléctrica y que tiene la función de proteger a las personas, de contactos directos o indirectos.
Este interruptor es el que puede evitar tragedias, debido a que se encarga de cortar automáticamente el suministro eléctrico de la instalación en el momento en que se produce la fuga de intensidad Un tablero debe tener dos protecciones: la llave térmica y el disyuntor diferencial, la primera es la que protege a la instalación eléctrica, cables y artefactos, ante un cortocircuito o la sobre carga la segunda es el disyuntor diferencial, que a diferencia de la llave, protege a las personas ante posibles contactos con la electricidad.
Disyuntor Magnetotérmico: este dispositivo es el encargado de cortar el paso de corriente cuando supera un determinado umbral es decir protege al resto de la instalación y los equipos que tenemos conectados de posibles sobrecargas y cortocircuitos. Este tipo está diseñado para soportar los picos de corrientes que se generan durante el incendio de los motores eléctricos
Disyuntor Diferencial: es el encargado de proteger a las personas de las descargas eléctricas, funciona en conjunto con las tomas de tierra de todos los elementos de instalación. Este dispositivo compara la intensidad que entrar en el circuito con la que sale. Si todo es correcto estas deber ser iguales y el interruptor permanece cerrado permitiendo el paso de la electricidad por ejemplo; si entramos en contacto con alguna parte de la instalación y sufrimos una descarga la intensidad de salida sería menor, activando el interruptor que cortaría la corriente.
Los contactos que generen un choque eléctrico o “patada” pueden ser:

Directo: Es el contacto entre la persona y las partes activas del equipo que están diseñadas para conducir la electricidad como pueden ser cables, patas de enchufe, etc.

Indirecto: Tiene lugar al tocar partes que habitualmente no están diseñadas para el paso de la corriente eléctrica como partes metálicas o carcazas de equipos o accesorios, pero que pueden quedar en tensión por algún defecto. Por ejemplo: rotura de aislación de un cable interno.

En conclusión, es necesario tener un disyuntor de buena calidad instalado en el hogar. Este es quien se ocupa de medir la intensidad de corriente que entra y sale de un circuito. Si la medición es la misma, quiere decir que la instalación es correcta; pero si la medición es distinta significa que la intensidad se está perdiendo en algún sitio y, ahí es cuando se activa el mecanismo de “saltar” para evitar una posible descarga eléctrica.
La mejor protección para las personas contra el riesgo eléctrico es un tablero con llaves térmicas y un interruptor diferencial con la instalación eléctrica puesta a tierra.

Dejar respuesta