ANÁLISIS DE LA SINIESTRALIDAD EN EMPRESA AUTOMOTRIZ 

En el año 2010, la empresa contaba con 2560 personas trabajando en ella. De estas, el 70% desarrollaban actividades de fabricación de vehículos y el 30% restante correspondía al personal administrativo. En el cierre de este año, se contabilizó un total de 311 siniestros en toda la industria, a los cuales se los clasificó en tres grupos:

  • Accidentes en planta de fabricación
  • Accidentes in itinere
  • Otros accidentes (referidos a los sectores administrativos)

En los siguientes gráficos, se muestran los resultados obtenidos del relevamiento de siniestros de la organización. Como se puede ver en ambos gráficos, la mayoría de los accidentes corresponden a las actividades de fabricación en planta. El 88% de los accidentes acontecidos, esto es 273, son ocurridos en los sectores donde el personal está en contacto directo con el proceso. Tanto accidentes en itinere como los ocurrido en sectores administrativos son mínimos, estos se llevan el 9% y 3% respectivamente, lo que significan 28 y 10 siniestros.

La ley argentina, a través de su decreto 351/79, obliga a utilizar protecciones en máquinas. Los motivos para usarlas deben ser el propio convencimiento de la empresa de su necesidad y por obligación legal (art.103 en adelante). Las condiciones que deben cumplir estas protecciones son de dos tipos:

  • Protección en partes no operativas (donde el operario no trabaja permanentemente): las partes de máquinas y herramientas en las que existen riesgos mecánicos y donde el trabajador no realice acciones operativas, dispondrán de protecciones eficaces, tales como cubiertas, pantallas, barandas y otras que cumplirán los siguientes requisitos:
  • Eficacia en su diseño;
  • De material resistente;
    • Desplazable para el ajuste o reparación;
    • Control y engrase permitido de los elemento de la máquina;
  • Protección en partes operativas (donde el operario trabaja permanentemente): frente al riesgo mecánico se adoptarán obligatoriamente los dispositivos de seguridad necesarios, que reunirán los siguientes requisitos:
  • Constituirán parte integrante de la máquina
  • No entorpecerán la tarea del operario
  • No interferirán innecesariamente el proceso productivo normal
  • No limitarán la visual del área operativa
  • Dejarán libre de obstáculos dichas áreas
  • Protegerán eficazmente de las proyecciones

 

Muchos de los accidentes en estos tipos de industrias se producen debido al mal uso o a las malas condiciones en que se encuentran las herramientas en el lugar de trabajo. Es por esto que se recomienda cumplir con el decreto 351/79 sobre seguridad en el uso de HERRAMIENTAS:

  • Las herramientas de mano estarán construidas con materiales adecuados y serán en relación con la operación a realizar, y no tendrán defectos ni desgaste que dificulten su correcta utilización.
  • La unión entre sus elementos será firme, para evitar cualquier rotura o proyección de desprendimientos.
  • Los mangos o empuñaduras serán de dimensión adecuada, no tendrán bordes agudos ni superficies resbaladizas y serán aislantes en casos necesarios.
  • Para evitar caídas de herramientas y que se puedan producir cortes o riesgos, se colocarán las mismas en portaherramientas, estantes o lugares adecuados.
  • Se prohíbe colocar herramientas manuales en pasillos abiertos, escaleras u otros lugares elevados desde donde pueden caer sobre los trabajadores.
  • Para el transporte de herramientas cortantes o punzantes, se utilizarán cajas o fundas adecuadas.
  • Los trabajadores recibirán instrucciones precisas sobre el uso correcto de las herramientas que hayan de utilizar, a fin de prevenir accidentes, sin que en ningún caso puedan utilizarse para fines distintos al que están destinadas.
  • En las herramientas neumáticas e hidráulicas, las válvulas de seguridad se cerrarán automáticamente al dejar de ser presionadas por el operario, y las mangueras y sus conexiones estarán firmemente fijadas a los tubos.
  • Protección individual: Debe ser utilizado para protegerse a fin de evitar lesiones o daños personales.

Particularmente para la empresa en estudio, este último punto es uno de los más importantes ya que afecta fuertemente la siniestralidad laboral. Por un lado, el mal uso de los EPI por parte de los operadores y, por otro lado, el inadecuado suministro por parte de la empresa hace que los índices de accidentes permanezcan constantemente con valores superiores que los esperados, debido a la falta o no utilizar los protectores auditivos, visuales, guantes, gafas, borcegos, ropa adecuada, etc., o que se encuentren en malas condiciones o en sin entregarlo al trabajado. Por ello se recomienda que sean entregados dichos EPI por el empleador y utilizados por el trabajador para evitar cualquier tipo de riesgo, accidente o daño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here