Inicio Sin categoría El Turismo Masivo

El Turismo Masivo

El Turismo de Masas

Según Ortega y Gasset  la vida pública abarca tanto la vida política como, la intelectual, moral, económica, religiosa e incluso el modo de vestir y el modo de gozar. Es en éste punto donde se establece un vínculo entre los medios masivos de comunicación y el individuo; generando estímulos para que lleve a cabo viajes turísticos.

El entretenimiento y la publicidad turística muestran al mundo actual, imágenes conocidas sobre  lugares, hechos, historia o personajes famosos a través de programas de televisión, películas, novelas o propagandas que registra la memoria colectiva y donde se producen los mayores estímulos en el sistema social. De ésta manera el entretenimiento y la publicidad permiten al individuo asociar el Turismo a la idea del éxito y felicidad. Es por esto que en las sociedades modernas cuando un individuo con intereses genuinos se cruza con otro debido al espacio reducido, el desánimo y la facilidad de adaptación lo lleva a renunciar a sus deseos personales y  a buscar como solución una vida estándar, compuesta de deseos comunes a todos; y que para poder lograrlo tiene que exigirlo en colectividad con los demás, de ésta manera a través de la conducta imitativa del hombre-masa, efectivamente se producirá la Acción en masa, en éste caso, como Turismo masivo.

¿Qué es el Turismo Masivo?

El Turismo de masa o Turismo masivo, recibe esta denominación por el volumen de turistas que participan en él y el alto grado de concentración espacial que caracteriza a la actividad turística en el lugar de destino, la cual puede llegar a  superar, en muchos casos, la capacidad soportante de los recursos naturales o culturales allí existentes. La máxima expresión del turismo masivo se da en el turismo de sol y playa, pero también se manifiesta en el turismo cultural, especialmente en las ciudades que poseen una gran riqueza de atractivos culturales o características muy particulares como son los casos de las ciudades de Florencia o Venecia.

 

Turismo de Masas a través de la historia

Este tipo de turismo no es en realidad un fenómeno nuevo, tiene sus antecedentes remotos a fines del siglo XIX en las regiones industriales de Gran Bretaña, donde como consecuencia de la racionalización del trabajo y la creencia de que salir de vacaciones era bueno para las personas, el hábito de tomar vacaciones a las orillas del mar adquirió un gran desarrollo.

Para que se pueda tener una idea al respecto, podemos decir que Blackpool, localidad situada en la costa del Mar de Irlanda, es un destino vacacional que en la década de 1930 ya recibía  siete millones de visitantes al año, y que era el destino turístico más importante de Gran Bretaña y posiblemente del mundo en esa época.

Las innovaciones introducidas por Thomas Cook a principio del siglo XX contribuyeron al desarrollo de lo que se ha denominado “turismo organizado”, que no es más  que el turismo masivo, pero ya organizado y manejado profesionalmente con los paquetes de viajes turísticos. Éstos son armados y configurados por las empresas turísticas para crear selecciones accesibles a la elección del turista.

Las transformaciones ocurridas a lo largo del siglo XX modificaron y ampliaron las formas del viaje, tanto por la creación de nuevos soportes tecnológicos como por la expansión mundial del ocio turístico.  Anterior a la Primera Guerra Mundial, el desplazamiento masivo del viaje de placer se realizaba en barco o ferrocarril, pero la popularización del automóvil, como medio de transporte particular y público, facilitó la inclusión de la clase trabajadora al desplazamiento masivo en Europa y Estados Unidos, multiplicando las trayectorias e incorporando nuevos destinos para el disfrute turístico. Con el desarrollo de la transportación aérea, el servicio de vuelos fue regularizado a partir de la segunda mitad de la década de 1950, utilizando el avión como un nuevo tipo de transportación masiva para la travesía de grandes distancias, en un tiempo hasta entonces inverosímil.

Ventajas y Desventajas

En Argentina un claro ejemplo de Turismo Masivo se va a dar en Mar del Plata, en la época en que nosotros llamamos “Temporada Alta”. Muchos de los Turistas eligen este sitio para vacacionar ya sea por el ocio o la accesibilidad del hombre-medio. Allí mismo a las orillas del mar se genera una aglomeración cualitativa y cuantitativa, ésta tendencia al turismo en masas cuenta con ventajas pero también con consecuencias negativas.

Ventajas 

  • Precio asequible: este turismo consigue acercar, a buen precio, a destinos antes demasiado lejanos, física y económicamente, al hacer un paquete turístico rígido, se mantienen los costes de producción reducidos.
  • Los turistas pueden organizar sus vacaciones según sus preferencias.
  • Paquetes de viaje “All Inclusive”. Los gastos del Turismo Masivo están incluidos, excursiones  organizadas que cuentan con transporte, comida, guías, etc.
  • Impacto positivo en la economía regional generando puestos de trabajo.

Desventajas 

  • Sobreutilización de los recursos naturales.
  • Contaminación en el aire y residuos en el sitio que visitan los turistas.
  • Se torna difícil encontrar sitio por las aglomeraciones de turistas.
  • Dependencia económica de las empresas turísticas.

 

 

 

¿Qué se puede hacer al respecto?

 

El turismo sostenible es aquel que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas.

Un ejemplo de Turismo sostenible es en “Omali Isla Príncipe”, que propone reducir el uso de plástico, crear conciencia para la reducción y la reutilización de residuos, hacer que el agua potable esté disponible y contribuir de manera general a la conciencia ecológica de la población total y los turistas de la Isla de Príncipe son los objetivos del Proyecto de Aguas y de reciclaje, puesto en marcha en diciembre de 2013, por la Reserva Mundial de la Biosfera de la Isla de Príncipe. El concepto detrás del proyecto es simple y se basa en el intercambio de 50 botellas de plástico para una recargable en acero inoxidable, designada como la «botella de la Biosfera», que se puede rellenar en dispensadores de agua potable a disposición para tal fin.

Artículo anteriorSociologá del poder
Artículo siguienteLa Administración de Ayer y Hoy

Reservá tus vacaciones

Fotografía