Inicio Sin categoría CONTRATOS INTERNACIONALES

CONTRATOS INTERNACIONALES

Todos sabemos que un contrato es un acuerdo, generalmente escrito, por el que
dos o más partes se comprometen recíprocamente a respetar y cumplir una serie
de condiciones. En este artículo nos centraremos en los Contratos Internacionales
y describiremos los más importantes.
Un contrato internacional es un contrato que presenta puntos de conexión con
dos o más países, es decir, con dos o más ordenamientos jurídicos.
Como definición general, se puede decir que un contrato internacional es un
acuerdo de voluntades pactado entre dos o más partes que tienen sus domicilios o
residencias en Estados distintos.
Principales características
• El libre consentimiento prestado por las partes.
• La creación, modificación o extinción de una relación o negocio jurídico.
• Es una relación protegida por el derecho (por las leyes, usos y costumbres
aplicables).
• Busca la realización de una transacción internacional de carácter
económico patrimonial, con ánimo de lucro, en un marco internacional de
tráfico en masa, con carácter habitual.
Los elementos o requisitos fundamentales de un contrato internacional
• Elementos personales: se trata de las partes o personas físicas o jurídicas que
intervienen en la relación contractual. Con respecto a éstos, será necesario
conocer su capacidad para contratar y su representación legal o voluntaria por
otras personas. Es importante que en un contrato internacional se identifiquen las
partes con precisión en cuanto a datos de localización (nombre completo, tipo de
sociedad, dirección, ciudad y país) como fiscales y de los representantes que
firman en nombre de la empresa. Todo ello conviene verificarlo con escrituras de
constitución y de apoderamiento aportadas por las partes respectivas.
• Elementos formales: no existe ninguna obligatoriedad en cuanto a la forma de
los contratos internacionales. Así se deduce del Convenio de Viena sobre venta
internacional de mercaderías de 11 de abril de 1980, al establecer que los
contratos no están sometidos a ningún requisito de forma, ni siquiera el escrito, y
que podrán probarse por cualquier medio, incluso por testigos.
• Elementos reales: son los bienes o servicios a intercambiar por las partes. El
objeto del contrato serán cosas y servicios que estén dentro del comercio y que
sean posibles, lícitos y determinados.
Los contratos internacionales pueden estar reflejados tanto por escrito como
verbales. Características necesarias:
1. Un contrato internacional debe ser claro, en el sentido de claridad en cuanto
al lenguaje
2. Un contrato internacional debe ser sencillo, en cuanto a la extensión del
mismo
3. Un contrato internacional debe ser congruente es decir debes
comprometerte sólo a aquello que puedas cumplir. Los contratos
internacionales, por ser un medio de creación de obligaciones, deberán
redactarse en términos de claridad, concisión, congruencia, excluyendo los
términos ambiguos, genéricos y equívocos, y la asunción de obligaciones
imposibles. Cuando los documentos se redacten en un idioma diferente al de
una de las partes, es muy recomendable que vayan acompañados de la
pertinente traducción.
CONTRATOS INTERNACIONALES MÁS UTILIZADOS
• Contrato de Compraventa Internacional: lo utilizan empresas situadas en
diferentes países para vender y comprar mercancías. El exportador (Vendedor)
se obliga a entregar determinados productos y el importador (Comprador) a
adquirirlos en las condiciones de pago, entrega y plazo que se pacten. Es el
único contrato internacional que está sometido a una legislación supranacional
como es la Convención de Viena de 1980 sobre Contratos de Compraventa
Internacional de Mercaderías.
• Contrato de Distribución Internacional: cuando la empresa exportadora nombra a
un distribuidor para que distribuya sus productos en un determinado país o zona
geográfica. El distribuidor actúa como intermediario, revendiendo los productos a
los clientes finales. Normalmente en el ámbito internacional se concede la
exclusividad al distribuidor, si bien sometida al cumplimiento de unos objetivos de
venta.
• Contrato de Agencia Comercial Internacional: en este contrato una parte
(Principal) encarga a otra, bien sea persona física o jurídica (Agente), la
promoción de operaciones de comercio exterior de forma continuada, como
intermediario independiente, sin asumir el riesgo de las operaciones. La
remuneración del agente se establece mediante comisiones sobre ventas, si
bien, en algún caso, pueden acordarse ciertos gastos en concepto de viajes o
actividades de promoción.
• Contrato de Representación Comercial Internacional: similar al contrato de
agencia, si bien en este contrato existe la posibilidad de que el Representante
negocie y concluya operaciones en nombre de la empresa. No obstante, al
negociar con los clientes, el Representante ofrecerá los productos o servicios,
estrictamente de acuerdo a las cláusulas y condiciones de venta que la empresa
le haya indicado.
• Contrato Internacional de Servicios: que regula las relaciones comerciales en la
prestación de servicios entre una parte que presta el servicios (“Prestador”) y otra
que lo recibe (“Cliente”), situadas en países diferentes. Se utiliza para la
exportación de una amplia gama de servicios (gestión empresarial, ingeniería,
tecnología, software y servicios web, publicidad y diseño, investigación de
mercados, enseñanza y formación, etc.) en mercados internacionales.
• Contrato de Joint Venture Internacional: se utiliza cuando dos empresas de
diferentes países que constituyen una sociedad, generalmente en el país de
residencia de una de ellas, para realizar conjuntamente una actividad que puede
tener distintos objetivos: investigación, comercialización, producción, etc. En el
contrato se establecen todos los acuerdos necesarios para poner en marcha y
gestionar la Joint Venture, y en aquellos aspectos que tienen mayor
trascendencia (objeto y capital social, valoración de aportaciones, organización y
administración, toma de decisiones, solución de controversias, etc.).

Reservá tus vacaciones

Booking.com

Fotografía