Introducción
En el ámbito de la industria, nos encontramos con distintas áreas, cara una con sus características especiales de acuerdo con la finalidad de la misma. En todas ellas los riesgos difieren según su actividad. El siguiente trabajo nos pone en contexto con unos de los riesgos más comunes en la industria, que es la del incendio, y uno de los sectores más críticos son aquellos en los cuales se almacenan materiales del tipo inflamable.
El decreto 351/79, en su capítulo 14, Art. 14 nos dice:
…” Se extremarán las medidas de seguridad en salas de baterías y en aquellos locales donde se fabriquen, manipulen o almacenen materiales inflamables, explosivos o de alto riesgo; igualmente en locales húmedos, mojados o con sustancias corrosivas, conforme a lo establecido en el Anexo VI.”
A su vez la ley 19587 en el art. 9 d), nos dice:
… “mantener en buen estado de conservación, uso y funcionamiento las instalaciones eléctricas y servicios de aguas potables.”
Muchos de estos accidentes, se ve atravesados por las malas instalaciones, y en especial a la que apunta el siguiente informe, son las instalaciones eléctricas de los sectores da acopio y almacenaje de materiales inflamables, los cuales son dependiendo del elementó/tos de almacenaje, y su volatilidad, transforman a esta en insegura, incrementando el factor riesgo a un incendio.

Desarrollo

En primer término nos introduciremos al tema exponiendo los criterios básicos para toda instalación antiexplosiva.
Con motivo del creciente uso de artefactos y equipos eléctricos en lugares donde la atmósfera presenta signos de peligrosidad (debido a que el aire puede contener en suspensión elementos que produzcan mezclas inflamables o explosivas), se hizo necesario desarrollar elementos y técnicas que aseguraran su uso sin peligro de posibles accidentes en los lugares mencionados ni daños en las instalaciones y determinar claramente los diferentes tipos de ambientes y clasificarlos según los elementos que componen su atmósfera.
Para definir a que se denomina “zona peligrosa” debemos remitimos a la norma IRAM IAP A20-1, que la definen como aquella en la que pueden producirse deterioro en las instalaciones debido a la explosión o ignición de vapores, líquidos, gases y polvos, debido a ataques de productos químicos o a propagación de fuego, de mezclas de elementos contenidos en la atmósfera.
Ambiente Clase I
Son aquellas zonas en que el aire contiene o puede contener en suspensión gases o vapores en cantidades que puedan producir mezclas inflamables o explosivas (acetileno, hidrógeno, éter etílico, gasolina, butano, gas natural, etc.).
Ambientes Clase II
Son aquellas zonas en que el aire presenta polvo combustible en suspensión en cantidades que pueden producir ignición o explosión (polvo de aluminio, polvo de Magnesio, negro de humo, carbón de piedra, polvo de coque, polvo granulado de flúor, etc.).
Ambientes Clase III
Son aquellas zonas en que el aire presenta en suspensión fibras y volátiles inflamables, pero no en cantidades suficientes para producir mezclas explosivas o inflamables.
TIPOS DE PROTECCIÓN DEL EQUIPAMIENTO ELÉCTRICO EN ÁREAS PELIGROSAS
Instalación antiexplosiva: es aquella en la cual las chispas, llamas o presiones internas de explosión generadas dentro de la envoltura que encierra al material eléctrico no se propagan al medio explosivo exterior.
Instalación estanca: es aquella en la cual los elementos eléctricos contenidos en la envoltura quedan protegidos de la acción del polvo y/o del agua.
Envolvente antideflagrante: modo de protección donde el material eléctrico capaz de inflamar una atmósfera explosiva está contenido en una envolvente que resiste la presión de una eventual explosión interna, al mismo tiempo que impide que dicha explosión se propague a la atmósfera circundante, externa a la envolvente.
Seguridad aumentada: es el modo de protección consistente en aplicar ciertas medidas con el fin de evitar, con un coeficiente de seguridad elevado, la posibilidad de temperaturas excesivas y la aparición de arcos o chispas en el interior y sobre las partes externas del material eléctrico que en condiciones de servicio normal no se producen.
Seguridad intrínseca: es el modo de protección en el cual se aplican ciertas medidas para que en un circuito eléctrico ninguna chispa o efecto térmico, producidos en las condiciones de ensayo previstas en la norma, en funcionamiento normal o en las condiciones específicas de falla, sea capaz de provocar la inflamación de una atmósfera explosiva.
Inmersión en aceite: es el modo de protección en el cual el material eléctrico o parte de él queda sumergido en aceite de forma tal que una atmósfera explosiva que se encuentre por encima del nivel de aceite o en el exterior de la envolvente no pueda inflamarse.

Características de artefactos y accesorios
La industria eléctrica nos provee de una serie de accesorios, los cuales están normalizados, para los requerimientos de estos tipos de áreas.
Para inflamar una atmósfera potencialmente explosiva se requiere una fuente de ignición que aporte la energía mínima necesaria.
Algunas fuentes de ignición son:
• chispas y arcos eléctricos,
• superficies calientes
• descargas electrostáticas,
• descargas atmosféricas (rayos)
• chispas producidas por fricción
• mecánica e impactos
• radiación electromagnética
• ultrasonidos
• compresión adiabática (ondas expansivas)
• radiación ionizante
• radiación óptica
• reacciones químicas
• llamas.
Los artefactos y accesorios para instalaciones antiexplosivas son diseñados y construidos para que en su funcionamiento no puedan bajo ningún termino o condición generar o emitir ninguno de las características anteriormente mencionadas. Los mismos los podemos clasificar según su función en:
• Materiales estancos
• Materiales antiexplosivos
• Iluminación antiexplosiva
• Seguridad aumentada

Materiales estancos
Protegen los elementos montados en su interior contra el agua, polvo u otro agente, se utilizan como cajas de paso y/o inspección de conductores eléctricos, en la fabricación de tableros de mando, para artefactos de iluminación, funcionamiento de máquinas y equipos especiales, tales como fusileras, borneras, interruptores, arrancadores, etc. Son aptas para la colocación de instrumentos de medición: amperímetros, voltímetros, visores digitales, etc. Para ese uso se provee con visor de acrílico transparente.

Materiales antiexplosivos
Para ser utilizadas como caja de paso y derivación en instalaciones eléctricas de caño rígido, la variedad de salidas roscadas permite una perfecta derivación de las cañerías, mediante la colocación de borneras se utiliza como caja de empalme. La tapa roscada y la amplitud de la boca permite el rápido acceso y visualización de los elementos internos.

Iluminación antiexplosiva
Se utilizan como medios de iluminación en zonas de riesgo de explosión, tales como refinerías de petróleo, plantas químicas, depósitos de líquidos inflamables en general, Tienen las características del tipo de iluminación difusa, tanto los cabezales como la caja de interconexión tienen tapas a roscas lo que permite el rápido y cómodo acceso para el mantenimiento del equipo.

Conclusión
El objetivo de este t.p., es el de transmitir y concientizar los requerimientos mínimos y especiales de una instalación eléctrica que se deben tener en cuenta cuando se trata de un área de productos especiales, o un sector inflamable. En el mismo se pone en manifiesto algunos de los elementos de instalaciones eléctricas antiexplosivas. Las partes que se deben utilizar en estas áreas deben cumplir determinados característica en cuanto a su diseño constructivo, que en argentina como en casi todos los países que participan de las industrias de petróleo y del gas, la aplicación de especificaciones técnicas generadas por instituciones normalizadoras extranjeras o internacionales va acompañada de normas nacionales que complementan a aquellas e intentan resolver problemas específicos.
IRAM y el IAPG elaboraron más de 220 normas de las cuales 176 están actualmente vigentes. El resto han sido anuladas, discontinuadas o reemplazadas, mientras están actualmente en estudio nueve proyectos sobre problemáticas actuales. Las normas vigentes, incluidas en el listado adjunto, pueden consultarse y adquirirse en IRAM, entidad emisora y proveedora de normalización en Argentina.

Dejar respuesta