Inicio Aduanas y Comercio Exterior Importación de balones de fútbol

Importación de balones de fútbol

Estudio del mercado:

“8 de cada 10 pelotas de fútbol que se venden en el país son importadas”la presencia de China en el escenario futbolístico no solo es novedosa por los nombres que lleva para sus torneos y las astronómicas cifras que paga por los servicios de esos futbolistas. También está presente de otra forma, en los pies de los jugadores argentinos. El postergado inicio del campeonato de fútbol de primera división hasta ahora no la dejó ver, pero la Argentum, la pelota oficial de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) con la que se jugará este torneo, se fabrica en….. China. La pelota en las tiendas del centro de Santiago, tiene un costo de $1700 a $1.800. Fernando Fuglini, propietario de la fábrica de pelotas Dale Mas, con sede en el corazón de Bell Ville, capital nacional de la producción de pelotas de fútbol destacó durante un diálogo con el MIX ECONÓMICO que en la actualidad, las pelotas chinas y paquistaníes, invadieron el mercado argentino, por una relación directa con el precio al que llegan al país. Un dato que aportó suena contundente: 8 de cada 10 pelotas de fútbol que se venden en el país provienen de China y Paquistán. Las otras 2, son de industria nacional. “En esos países producen con el esquema de las dos B: Barato y bonito”, señaló Fuglini. Según sus datos, en el país se comercializan entre 3 a 4 millones de pelotas de fútbol por año. “El fútbol argentino de primera división se juega con las pelotas de Adidas y esas pelotas están fabricadas en China, con una gran tecnología, pero todas son hechas en ese país”, indicó Fuglini. Señaló que “en las demás divisiones no deja de ser una vergüenza porque en la B, en el Torneo Argentino y en el Federal, se juega con las pelotas Penalty que es una pelota que se hace en Brasil, la que los fabricantes argentinos estamos en condiciones de hacerla, solo que cuando se hizo la licitación hace 10 años cuando vivía Julio Grondona, se presentaron 3 firmas, la Cafaba que es la Union de Fábricas de Bell Ville y toda nuestra zona, Nassau que es importada y Penalty que fue la que ganó”. Destacó que la industria nacional de pelotas, “produce pelotas de alta calidad, de muy buen nivel, son pelotas que se ajustan a las normas de Fifa, de AFA y de la Confederación Sudamericana de Fútbol, lo que significa que tiene que tener peso, tamaño y medida reglamentaria y las que nosotros hacemos cumplen con esas normas”, señaló. Por lo pronto, el mercado al que llegan estos balones son la distintas ligas regionales y campeonatos y torneos regionales, “lo que hace que continuemos con la fábrica, pero desde la apertura de importaciones que hubo hace años atrás ya dijimos que para sobrevivir teníamos que hacer algo más y por eso fabricamos también indumentaria y accesorios deportivos”. La importada, a $70, la nacional $350 Si bien el estar al margen de los grandes campeonatos oficiales auspiciados por AFA le quitó un mercado importante a las fábricas de Bell Vill, para Fuglini un golpe más importante este año fue la campaña de YPF que según indicó, trajo pelotas de Paquistán a un precio 5 veces más bajo que lo que cuesta una pelota nacional para venderla en sus estaciones de servicio. “El tema de la pelota económica de YPF es que no tenemos ninguna posibilidad de competir. Yo estuve en Paquistán, en la fábrica donde se hace la pelota que vende YPF y allá cuesta U$S3 cada una (unos $48), pero puesta acá en la Argentina, en los galpones que tiene YPF en Buenos Aires, vale $70. Ése es el monto que nosotros pagamos solo para coser la pelota, por lo cual es imposible competir”, señaló. Los productos del complejo de fábricas de Bell Ville, donde se reúnen unas 40 fábricas, tienen un valor de mercado que oscila entre los $350 a $400 por unidad. Por esta razón, señaló: que “Nosotros no descartamos comenzar a importar, porque sería una forma de mantenernos en pie, porque si no importamos, puede quedar gente sin trabajo. Nosotros estamos un poco cansados de perder licitaciones, concursos, campañas políticas, publicitarias, porque el que siempre gana es el que trae la pelota importada”. Puntualizó que ”lo paradójico de esto es que una firma importadora le da trabajo a 4 personas en la Argentina, 2 en una oficina que reciben los mensajes de mail, teléfono y dos personas en un depósito y facturan una fortuna incalculable, pero el tema de la fabricación nacional es 90% artesanal, no solo trabaja gente dentro de la fábrica sino fuera, el costurero, el que cose las pelotas a mano y mucha gente más”, señaló. Un mercado de 4 millones de pelotas Sobre la situación del mercado, agregó: “Tenemos alguna cifra y es que se usan entre 3 a 4 millones de pelotas por año y hoy debe ser un 80% importado y el 20% nacional. Nosotros tenemos una capacidad de producción que estamos trabajando al 30%, tenemos mucha más capacidad productiva que la que estamos haciendo”. No obstante, señaló que “el mercado económico, el barato de la pelota para el cumpleaños para el regalito es todo importado, son pelotas que cuestan entre $70 a $120, vale lo que vale un sándwich, no tiene sentido. Pero las pelotas de mejor calidad nuestra valen $350, una pelota garantida con todas las normas de AFA, Fifa y bien forrada por dentro, vale eso”.

Reservá tus vacaciones

Fotografía