El día sábado 21 de abril recorrimos varios lugares interesantes que rodean plaza lavalle, uno de ellos fué “El Museo Judío de Buenos Aires”, fundado en 1967 por el Doctor Salvador Kibrick, miembro de la Congregación Israelita de la República Argentina, quien fue el primero en donar objetos personales de su colección, tales como rollos de Torá, Sidurim, pinturas, objetos rituales, libros antiguos, monedas, mezuzot, entre otros. Fue el primer Museo Judío de América Latina y se encuentra en el antiguo barrio judío de Buenos Aires, contiguo al templo de la calle Libertad, primera sinagoga argentina. Su patrimonio pertenece a la Congregación Israelita de la República Argentina y cuenta con un área testimonial, galería de arte y biblioteca.
A través de la muestra permanente se puede conocer la historia de los primeros judíos en el país, la formación de las colonias y su consolidación como colectividad. Es muy interesante para comprender cómo los inmigrantes fueron adaptándose a la nueva tierra, dando lugar a la conformación de un ser judío argentino, con sus características y particularidades que los diferencian de otros.
Un 27 de septiembre de 1897 los residentes judíos en Buenos Aires, unidos en la Congregación Israelita de Buenos Aires colocaron en el actual terreno de Libertad 779, la piedra fundacional de la que sería la primera sinagoga de Buenos Aires.
Debido al notable crecimiento de la comunidad judía el edificio allí construido fue modificado en gran medida en 1932 adquiriendo la fisonomía actual.
Fue declarada Monumento Histórico Nacional el 29 de diciembre de 2000
La institución también organiza actividades culturales y recreativas, como ciclos de cine, debates y conciertos.

Dejar respuesta