Uno de los recursos que en la actualidad es elegido por varias empresas para desarrollarlo dentro de sus sistemas productivos de fabricación es el método del  “Just In Time”, conocido también como Justo a Tiempo. A continuación podrá conocer más sobre éste método, tanto su definición, sus características, sus ventajas y desventajas a la hora de llevarlo a cabo dentro de una Empresa, como también sus objetivos por el cual es empleado.

Just In Time (JIT): Política de mantenimiento de inventarios nivel posible donde los suministradores entregan justo lo necesario en el momento necesario para completar el proceso productivo para las fábricas. De origen japonés. También conocido como método Toyota, permite reducir costos, especialmente de inventario de materia prima, partes para el ensamblaje, y de los productos finales.

Además de proporcionar métodos para la planificación y el control de la producción, incide en muchos otros aspectos de los sistemas de fabricación, como son, entre otros, el diseño de producto, los recursos humanos, el sistema de mantenimiento o la calidad.

El just in time implica una forma de pensar y razonar los negocios como los procesos productivos. Pensar en términos de just in time significa concentrarse en la detección y eliminación sistemática de desperdicios. De allí la potencia del just in time como sistema que lleva a las empresas a lograr resultados sorprendentes.
Así, el objetivo de partida de los sistemas JIT, se traduce en la eliminación del despilfarro; es decir, en la búsqueda de problemas y en el análisis de soluciones para la supresión de actividades innecesarias y sus consecuencias, como son:

Sobreproducción (fabricar más productos de los requeridos)

– Operaciones innecesarias (que se tratan de eliminar mediante nuevos diseños de productos o procesos)

– Desplazamientos (de personal y de material)

– Inventarios, averías, tiempos de espera, etcétera.

 

El concepto de eliminación del despilfarro conlleva dos aspectos fundamentales de la filosofía JIT:

– El enfoque proactivo, que consiste en la búsqueda de problemas antes de que sus consecuencias se manifiesten espontáneamente. Dicho enfoque se refuerza mediante las iniciativas de mejora continua en todas las áreas del sistema productivo.

 

– La desagregación del objetivo general de la filosofía JIT en objetivos que afectan a todos los aspectos de la producción, y que dan lugar a diversas formas de actuación recogidas en las técnicas de producción JIT.
El objetivo final es proporcionar satisfacción al cliente al tiempo que se minimiza el coste total. Ésta es la esencia del proceso just in time, que se integra con el compromiso total de calidad.

Ventajas del just-in-time

El JIT trae muchas ventajas, que incluyen los siguientes:

1) Reduce los niveles de inventarios necesarios en todos los pasos de la línea productiva y, como consecuencia, los costos de mantener inventarios más altos, costos de compras, de financiación de las compras y de almacenaje.

2) Minimiza pérdidas por causa de suministros obsoletos.

3) Permite (exige) el desarrollo de una relación más cercana con los suministradores.

Esta mejor relación facilita acordar compras aseguradas a lo largo del año, que permitirán a los suministradores planearse mejor y ofrecer mejores precios.

El sistema es más flexible y permite cambios más rápidos.

Desventajas del just-in-time

Por otra parte, el JIT no es sólo ventajas, también trae sus inconvenientes, que incluyen los siguientes:

1) El peligro de problemas, retrasos y de suspensiones por falta de suministros, que pueden causar retrasos y suspensiones de la línea productiva e impactar los gastos negativamente.

2) Limita la posibilidad de reducción de precios de compra si las compras son de bajas cantidades aunque, dependiendo de la relación con el suministrador, esta desventaja se puede mitigar.

3) Aumenta el switching cost, el coste de cambiar de suministrador.

Otros aspectos al tener en cuenta dentro de éste modelo o sistema de organización pueden ser:

Diseño del producto o servicio.

Preparar el Centro de Trabajo.

Mantenimiento de los equipos e instalaciones.

Organización de la planta.

Variación de modelos.

Cronogramas estables.

CTC – Control Total de Calidad.

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorCÓMO GANAR En BONGOS BINGO: 10 CONSEJOS
Artículo siguienteEmpowement

Dejar respuesta