Inicio Turismo y Hotelería La robótica: nuevo método para atraer al turista

La robótica: nuevo método para atraer al turista

Resultado de imagen para robot de hotel

Los robots ya forman parte de diversos aspectos de la vida de las personas y algunos de ellos están empezando a realizar tareas antes sólo posibles bajo la inteligencia humana. Muchos de ellos se encuentran en la ciencia ficción, pero la realidad es bastante diferente porque ya están presentes en múltiples trabajos en todo el mundo. Aunque se estima que los robots eliminarán hasta 5 millones de puestos de trabajo en los próximos años, algunos de ellos son realmente necesarios para realizar ciertas actividades que no precisen mano de obra del hombre. Se espera que el sector de la hotelería sea uno de los primeros en ver como, con el paso de los años, más robots ocuparán tareas que antes sólo hacía el humano.

“Habitualmente se suele ver a la Inteligencia Artificial y la robótica como una amenaza. Hay quienes temen que nos quiten puestos de trabajo, pero, en mi opinión, lo que se produce es un cambio de paradigma”, reflexiona Antonio del Ama, responsable de la Unidad de Biomecánica y Ayudas Técnicas del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, España. Es decir que, a menudo, pensamos que la inteligencia artificial es un intruso que puede robarnos puestos de trabajo o tomar decisiones en contra de los humanos. Sin embargo, lo cierto es que esta tecnología está contribuyendo ya a mejorar la vida de las personas.

A continuación, se presentarán los casos de personal robótico más llamativos que destacan en la hotelería mundial.

En los hoteles de lujo Jen Orchardgateway y Jen Tanglin, ambos de Singapur (pertenecientes a la compañía Shangri-La Hotels and Resorts, con sede en Hong Kong), una pareja de robots, Jeno y Jena, recorren los pasillos, para ofrecer servicios en las habitaciones de los huéspedes.

Tanto Jeno como Jena, miden un metro de alto y son inconfundibles en sus brillantes uniformes turquesa con corbata y rosa con un pañuelo, respectivamente.

La moderna dupla puede moverse por el lugar a una velocidad segura de 2,5 kilómetros por hora, aproximadamente la mitad de la velocidad promedio de caminata humana. Pueden subir a los ascensores, hacer llamadas telefónicas a las habitaciones a su llegada y están equipados con sensores que saben cómo evitar obstáculos en su camino y realizar entregas de manera eficiente.

Están integrados con un sistema de software que puede rastrear fácilmente su lista de tareas una vez que se realiza un pedido. Si el huésped ordena una toalla o botella de agua, puede esperar que uno de los robots entregue los artículos dentro de los 15 minutos desde el momento de la solicitud. Incluso, pueden llevar comida, con un menú de cena, desde la medianoche hasta las 6 de la mañana.

En el vestíbulo del hotel durante las 24 horas, Jeno y Jena esperan estacionados para llevar a cabo las entregas. Los huéspedes pueden solicitar servicios o el menú de la cena llamando por teléfono a la recepción del hotel. Al recibir un pedido, se preparan los artículos (la comida y/o la bebida pedida) y se colocan en el compartimiento del robot.

Una vez que se ingresa el número de la habitación, el dispositivo viaja al ascensor, entra al mismo y se traslada al piso correspondiente hasta la habitación designada. Una vez que el robot llega al cuarto del pedido, llama por teléfono para avisar al huésped sobre la entrega.

Cuando se completa una entrega, el invitado presiona “Todo listo” y puede calificar la experiencia de estadía de una a cinco estrellas. Si el huésped selecciona cinco estrellas, el robot muestra “¡Sí!” y baila a modo de festejo.

Curiosamente, muchos huéspedes piden el room service sólo para verlos.

Otro simpático empleado mecánico que actúa a modo de servicio de habitaciones de manera muy similar al sistema anterior, pero en este caso son varios de ellos, mide 90 cm. de altura y trabaja en un grupo de hoteles de Silicon Valley, California, Estados Unidos, cuna de grandes páginas web como Facebook, Google y Yahoo.

Sus creadores afirman que el robot no ocupa un puesto de trabajo de un humano, dado que realiza una tarea que, en general, suele entorpecer otras labores del personal del hotel, como son los pedidos de cosas poco importantes como toallas nuevas, pasta de dientes agotada o incluso un simple café.

El otro emprendimiento hotelero, y último de esta lista, es uno que en el futuro tendrá mayormente personal no-humano.

Los visitantes del parque temático de Sasebo en Nagasaki, Japón, que reservan habitación en el Henn-na Hotel (Hotel Evolucionado) serán atendidos al llegar por un robot en la recepción; después un androide cargará su equipaje; y otro humanoide se encargará de limpiar su habitación. Con 72 habitaciones y bajo el lema de “Un compromiso para la evolución”, el hotel estará atendido por diez robots humanoides capaces de llevar a cabo trabajo humano. Con apariencia de una joven japonesa, estos robots, creados por la Universidad de Osaka, hablan japonés, chino, coreano e inglés, imitan los gestos de las personas, miran a los ojos y saben cómo responder al lenguaje corporal y al tono de voz.

El presidente del hotel asegura que en el futuro esperan poder ampliar la plantilla y tener la cantidad suficiente de robots para que realicen el 90% de los servicios del hotel y así poder “hacer el hotel más eficiente del mundo”. Aunque, el hotel también contará con la presencia de 10 personas entre su personal de servicio.

La informática no sustituye solo a los seres humanos en este singular hotel.

Hasta las cerraduras son diferentes y el cliente no tendrá que preocuparse más por si pierde la tarjeta que funciona como llave. Las puertas de las habitaciones se abrirán por un sistema de reconocimiento facial de última tecnología.

Además la temperatura ambiente de la habitación será monitorizada a través de un panel de radiación que detecta el calor del cuerpo, lo que permitirá ajustar la temperatura de forma automática.

Conclusión

Si bien la robótica e informática agiliza los servicios ofrecidos en un hotel y realiza determinadas actividades sencillas que no requieren un staff de personas, sustituye y sustituirá -dado los grandes avances científicos que se esperan en el futuro y los que ya se observan en la actualidad- puestos que podrían ocupar empleados humanos, no tanto en el alojamiento, pero sí en otros servicios de la industria turística, como el transporte (tanto terrestre como naval o hasta el aéreo), el de alimentación, intermediación e información (con la constante evolución de Internet), entre otros sectores.

Lo importante es que exista para el hoy y el mañana, un balance entre la inteligencia humana y la artificial, en el que la sociedad se beneficie con ambas y pueda continuar progresando sin que ninguna sea superior a la otra, sino que se complementen para no caer en el retraso científico y obstáculos en la comunicación, la información, actividades cotidianas y demás ni en el desempleo, pobreza, malas inversiones, pérdida de dinero, entre otros males sociales.


Bibliografía

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:http://www.soziable.es/salud-y-bienestar/robots-e-inteligencia-artificial-al-servicio-de-las-personas-dependientes

https://www.clarin.com/viajes/robots-encargan-room-service-hoteles_0_S1hi8KKWX.html

https://computerhoy.com/noticias/life/este-robot-hotel-te-lleva-cafe-comida-tu-habitacion-40179

https://www.20minutos.es/noticia/2391908/0/primer-hotel/atendido-robots/japon-julio-2015/

Reservá tus vacaciones

Booking.com

Fotografía