Inicio Escuela de Negocios El monotributo opcional y simple

El monotributo opcional y simple

Existen dos tipos de regímenes tributarias que son el general y el simplificado.

El simplificado es para pequeños contribuyentes, conocido como monotributo, cuando se es “pequeño contribuyente´´  es optativo tributar en cualquiera de los dos regímenes. Si no es pequeño contribuyente, es obligatorio tributar en el régimen general.

El régimen simplificado requiere del pago fijo mensual, qué está compuesto por un componente impositivo (que reemplaza al IVA y ganancias) y un componente no impositivo (aportes provisionales y de obra social).

Tributar en el régimen simplificado resulta ser más barato en principio, que en el régimen general.

Las personas generalmente optan por el régimen general  por cuestiones de imagen, cuando desean tener una S.R.L (sociedad responsorial limitada) o una S.A (sociedad anónima)

Para ser monotributista uno requiere de las percepciones de:

  • Ingresos brutos anuales (hasta $1.300.000)
  • Superficie afectada a la actividad (hasta 200m²)
  • Energía eléctrica consumida anualmente ( hasta 2000kw)
  • Alquiler devengados anualmente( hasta $161.00)

Los pequeños contribuyentes o sujeto del monotributo son personas físicas, sucesiones indivisas, integrantes de cooperativas de trabajo, sociedades irregulares y de hecho.

Los integrantes de las cooperativas de trabajo tienen la opción de hacer aportes como empleados en relación de dependencia o adherirse al monotributo.

Adherirse al monotributo es simple y fácil, solamente tienes que estar abonando un pago fijo mensualmente, los beneficios son obtener una obra social y la seguridad social (jubilación),este régimen conviene más a las personas que se quieran evitar pagos complejos.

Artículo anteriorEje central del tributo
Artículo siguienteImpuestos directos e indirectos.

Reservá tus vacaciones

Booking.com

Fotografía