Inicio Seguridad Laboral Es más efectivo prevenir que curar

Es más efectivo prevenir que curar

 

¿Qué es la pausa activa?

Las pausas activas son ejercicios que se realizan en un tiempo corto, durante la jornada de trabajo, donde se pueden mejorar la movilidad articular, realizar cambios de posición, realizar estiramientos que ayudan a aliviar la fatiga y prevenir ciertas enfermedades producidas por el sedentarismo y el estrés.

Según la Organización Mundial de la Salud, la inactividad física hace que mundialmente sea el cuarto factor de riesgo de mortalidad.

El incorporar la pausa activa a los lugares de trabajo incentiva al personal a tener hábitos saludables de vida y de esta forma proteger de padecer enfermedades que están vinculadas con la actividad física y también la alimentación.

En mi lugar de trabajo la pausa activa se incorporó hace tres años, y es aquí donde realicé una investigación sobre la misma en los distintos sectores de la empresa conversando con operarios de producción, personal de maestranza, de mantenimiento, administrativos, y a la profesional que tiene la tarea de dar la pausa activa. A ésta última le pregunté ¿en que consiste la pausa activa que realiza en la empresa? Las pausas activas, son ejercicios que se realizan en un lapso de 15 minutos, 3 veces por semana, son ejercicios de estiramiento, respiración y posturas. La idea es que todos tomen consciencia de la movilidad del cuerpo, que es un beneficio para su salud, ya que pasan gran parte de su vida en el trabajo, se lucha contra el sedentarismo, que en los últimos años se ha acrecentado y trae riesgos de traer enfermedades.

Los beneficios son muchos cuando realizamos ejercicios, disminuye el estrés, previene la osteoporosis, previene lesiones como tendinitis que es el resultado de movimientos repetitivos en el trabajo; activa la circulación sanguínea y la energía corporal.

Los ejercicios lo dicto en todos los sectores, esta enfocado a todos los empleados varones y mujeres, porque todos tienen que mover el cuerpo, y según el sector, los mismos empleados piden ejercicios específicos, ya sea por esfuerzos físicos, por pasar mucho tiempo de pie o sentado o por movimientos repetitivos.

Algunos ejercicios que se realizan es girar el torso de izquierda a derecha, mover las muñecas circularmente, mover la cabeza de un lado a otro, estirar los brazos, ejercicios de estiramiento, elevamos los hombros hasta los 90 grados, movimientos circulares de caderas para evitar hernias de disco o lumbares, encoger los hombros hasta las orejas y sostenerlos, y muchos ejercicios más culminando siempre con ejercicios de relajación donde predomina la respiración, inhalar y exhalar contrayendo el abdomen relajando cada parte del cuerpo.

Al conversar con distintos empleados de la empresa, todos coincidieron en sentirse mejor, después de la pausa activa, muchas veces le piden a la profesora trabajar sobre algún dolor puntual y se realizan masajes sobre zonas muy contracturadas, los cuales alivian los dolores de cervical y elimina contracturas. Gracias a estos ejercicios adquirimos nuevos hábitos saludables y mejora el clima laboral.

Sin dudas, yo he experimentado alivios del dolor haciendo los ejercicios, como también me relaja y predispone con buen ánimo a seguir con las tareas laborales.

No todas las empresas optan por ofrecer este servicio a sus empleados, porque consideran un gasto innecesario, un tiempo improductivo; pero cuando se demuestra que las empresas que lo han incorporado tienen una experiencia totalmente distinta donde los empleados tienen un espíritu mas proactivo y que el nivel de ausencia por enfermedades profesionales disminuye, y la producción de la empresa aumenta, hace que cambien de opinión, y sean cada vez mas las empresas que optan por brindar este servicio.

 

Artículo anteriorIluminación
Artículo siguienteErgonomía en la oficina.

Reservá tus vacaciones

Fotografía