Rio de Janeiro Brasil (Carrizo M. Mercedes) TST prof Benito Micaela

De todos los atractivos turísticos, el primero en la lista fue el Cristo Redentor.

esta impresionante estatua está en la cima del Cerro del Corcovado, a 710 metros sobre el nivel del mar. Representa la fe y la simpatía del pueblo carioca. Es como si el Cristo te diera la bienvenida con sus brazos abiertos.

E considerado el atractivo turístico mas importante de Río de Janeiro, el Cristo es la obra art decó más grande del mundo con 38 metros de altura y un peso de 1.200 toneladas. Y si que vale la pena conocerlo, es hermoso e imponente

El Cristo, se creo como punto de reunión de peregrinaciones y festejos religiosos. La princesa Isabel de Brasil, fue quien dio el primer apoyo oficial para realizar tan genial propuesta, el proyecto comenzaría a tomar forma en 1921 con motivo de celebrarse el centenario de la independencia.

Llegamos al Cristo a través de tres ascensores y escaleras mecánicas, los turistas podemos disfrutar de unas vistas espectaculares como la Laguna Rodrigo de Freitas, las playas de Ipanema y Leblon, el Jardín Botánico, el Jockey Club y gran parte del Parque de Tijuca, hacia la parte sur; mientras que por el norte es posible admirar Copacabana, Botafogo, Flamengo, la Bahía de Guanabara y el Monte de Pão de Açúcar. En la parte frontal es posible contemplar el centro de la ciudad, la Bahía de Guanabara y Niteroi; y desde el oeste aparecen el Estadio Maracaná y una parte del Parque Tijuca, además del Océano Atlántico.

El ascenso al Monte de Corcovado es un verdadero paseo ecológico que se hace mediante un tren eléctrico, que atraviesa el Parque Nacional de Tijuca y permite obtener las mejores vistas de los paisajes más hermosos de la ciudad y a la vez ayuda a conservar la selva, ya que parte de la recaudación de la boletería es destinada al Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama) para la preservación de la vegetación.

Sin dudarlo, esta es una de las mejores experiencias que tuve como turista en Brasil.

ya que estará en la cima de Río de Janeiro bajo la atenta mirada de Cristo Redentor.

La elección del lugar estuvo a cargo del Círculo Católico de Río de Janeiro. Se eligio entre El Monte del Corcovado, el Pão de Açúcar y el Monte de San Antonio, pero fue elegido por ser el más alto de los tres.

En 1923, a través de un concurso, se escogió el proyecto del ingeniero Heitor da Silva Costa, con diseño del artista plástico Carlos Oswald y proyectada por el arquitecto francés Paul Landowsky, quien vino desde Europa especialmente por esta obra.

El Cristo Redentor tuvo varias modificaciones una de ellas consistía en la imagen de Jesús sosteniendo una cruz en la mano izquierda y un globo terráqueo en la otra mano. Para conseguir la perfección de la imagen actual fue necesario adoptar la técnica cuadricular. Con el cuerpo en pie y los brazos extendidos se inició la construcción del monumento, así el rostro, dirigido un poco hacia abajo y la izquierda, también fue estratégicamente planeado para que dé la apariencia de estar resguardando a la ciudad.

Finalmente, el 12 de octubre de 1931 fue inaugurado el monumento del Cristo Redentor, que años después se consagró como símbolo del turismo brasileño y, en la actualidad, es una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo Moderno.

Compartir
Artículo anteriorCódigo binario
Artículo siguienteEL “MOBBING” EN LA ACTUALIDAD

Dejar respuesta