Protección contra Incendios

La protección contra incendios comprende el conjunto de condiciones de construcción, instalación y equipamiento que se deben conservar tanto para los ambientes como para los edificios, aún para trabajos fuera de éstos y en la medida en que las tareas los requieran. Los objetivos a cumplimentar son:

  1. Dificultar la iniciación de incendios.
  2. Evitar la propagación del fuego y los efectos de los gases tóxicos.
  3. Asegurar la evacuación de las personas.
  4. Facilitar el acceso y las tareas de extinción del personal de bomberos.
  5. Proveer las instalaciones de detección y extinción.

Los materiales con que se construyan los establecimientos serán resistentes al fuego y deberán soportar sin derrumbarse la combustión de los elementos que contengan, de manera de permitir la evacuación de las personas.

En los establecimientos existentes, cuando sea necesario, se introducirán las mejoras correspondientes. Teniendo en cuenta también la carga de fuego.

El empleador tendrá la responsabilidad de formar unidades entrenadas en la lucha contra el fuego. A tal efecto deberá capacitar a la totalidad o parte de su personal y el mismo será instruido en el manejo correcto de los distintos equipos contra incendios y se planificarán las medidas necesarias para el control de emergencias y evacuaciones. Se exigirá un registro donde consten las distintas  acciones proyectadas y la nómina del personal afectado a las mismas. La intensidad del entrenamiento estará relacionada con los riesgos de cada lugar de trabajo.

Medios de escape

Deberán cumplimentar lo siguiente:

  1. Deben estar libre de obstáculos.
  2. Si pueden ser confundidos, se colocarán señales que indiquen la salida.
  3. No pueden reducidos en el ancho reglamentario. Estos se calcularán de modo que permita evacuar simultáneamente los distintos locales que desembocan en él.
  4. Cuando el edificio o parte de él incluya usos diferentes, cada uso tendrá medios independientes de escape, siempre que no haya incompatibilidad a juicio de la autoridad competente, para admitir un medio único de escape calculado en forma acumulativa.
  5. Las puertas que comuniquen con un medio de escape abrirán de forma tal que NO reduzca el ancho del mismo y serán de doble contacto y cierre automático. Deben ser resistentes al fuego.

Condiciones de Extinción

Constituyen el conjunto de exigencias destinadas a suministrar los medios que faciliten la extinción de un incendio en sus distintas etapas.

Todo edificio debe poseer extintores en cada piso, en lugares accesibles y prácticos, distribuidos a razón de 1 cada 200 m2 de superficie cubierta o fracción. La clase de estos elementos se corresponderá con la clase de fuego probable.

 

CLASE A

Son los tipos de incendio que se declaran en los combustibles sólidos comunes. Ejemplo: papel, madera, derivados de resina. Este tipo de incendio puede arder con llama o incandescente.

CLASE B

Son los tipos de incendio que se producen en líquidos inflamables, derivados del petróleo. Este tipo de incendio siempre arde con llama.

CLASE C

Son los tipos de incendio que se producen en instalaciones eléctricas (CON TENSIÓN). En las instalaciones de alta tensión se debe cortar la energía de la central, en cambio, en las de baja generalmente y de acuerdo con la instalación, salta la térmica.

CLASE D

Son los tipos de incendio que se declaran en los metales combustibles tales como magnesio, titanio, zirconio, sodio, potasio, etc.

A este tipo de incendio no debe arrojarse agua, ya que se produce una reacción química que provoca explosiones con desprendimiento de esquirlas del material comprometido poniendo en riesgo la vida del personal actuante.

Un ejemplo claro es un incendio en el tren de aterrizaje de un avión, ya que la llanta es de magnesio.

CLASE K

Son los tipos de incendio que se producen en aceites vegetales, los cuales no están comprendidos en los de clase B.

A este tipo de incendio no debe arrojársele agua ya que se produce una reacción química que origina explosiones que ponen en riesgo la integridad del personal actuante.

 

Elementos Extintores y Métodos de Extinción

Clase A

Se debe combatir con agua pulverizada. Extintor ABC de polvo químico seco (extintor).

Se puede controlar bajando la temperatura por enfriamiento, eliminando el oxígeno, utilizando niebla de agua que se transforma en vapor de agua en contacto con la temperatura.

Clase B

Los elementos a utilizar son: PQS, O2 Espuma química o agua a alta presión.

Se controla mediante la eliminación del oxígeno. Inhibir la reacción en cadena. Eliminación del oxígeno por vaporización de agua. Enfriamiento.

Clase C

Se utilizara PQS, CO2 (extintor).

Se debe cortar la energía y luego tratarlo como tipo A o B.

Clase D

Debemos utilizar PQS especial. Estearato de magnesio y arcilla, polvo fino de grafito granular compuesto de fósforo.

Se debe inhibir la reacción en cadena. Si el combustible tiene temperatura no arrojar agua.

Clase K

Debemos utilizar un extintor especial para sofocar y bajar la temperatura. Acetato de Potasio es el agente extintor ideal.

Siempre que se utilice equipos extintores manuales o móviles, se seguirán los siguientes pasos:

A) Se identificara el tipo de fuego que se intenta sofocar.

B) Se verificara si el extintor es apto para ese tipo de fuego.

C) Se controlara que el mismo se encuentre en condiciones de ser usado.

D) Se cortara el precinto y se retirara el seguro.

E) Se dirigirá el chorro a la base del fuego.

F) Con movimientos zigzagueantes y accionamientos intermitentes de la válvula accionadora se procederá a sofocar el incendio.

En espacios abiertos, SIEMPRE se deberá colocar el personal actuante, con el viento a sus espaldas, es decir trabajando a favor del viento.

Dejar respuesta