Inicio Notas Funcionamiento del termometro

Funcionamiento del termometro

Cómo funciona un termómetro

Los termómetros son uno de los instrumentos de medición más comunes que pueda haber y todos en nuestra casa tenemos al menos uno. Generalmente, el uso al cual estamos más habituados es el que a la salud refiere, por ejemplo, cuando medimos la temperatura corporal para saber si tenemos fiebre. Pero no es este el único uso que se le puede dar a un termómetro, basta salir a la calle para ver un termómetro callejeros midiendo la temperatura del ambiente

La temperatura y los termómetros

¿para qué sirve un termómetro? Bueno, el termómetro es básicamente un instrumento diseñado para medir la temperatura y desde su invención hasta nuestros días, donde los termómetros electrónicos tienen una precisión exacta y bien fácil de entender, ha sido una gran herramienta, especialmente en el sector médico.

¿qué es la temperatura? Aquí las cosas se ponen un tanto más difíciles, puesto que por más que todos estamos perfectamente familiarizados con el término y sabemos a qué estamos haciendo referencia cuando hablamos de la temperatura, no es tan sencillo explicarlo. La temperatura es la magnitud física que expresa el grado o nivel de calor de los cuerpos o del ambiente. Su unidad en el Sistema Internacional es el kelvin (K).

Funcionamiento del termómetro

El termómetro funciona respetando la dilatación térmica del metal. Algunos metales (con diferencias de grado entre sí) se dilatan cuando son expuestos al calor, y el mercurio (Hg) es muy sensible a la temperatura del ambiente. Por ello, los termómetros están generalmente fabricados con mercurio, pues éste se dilata cuando está sujeto al calor y ello nos permite medir su dilatación en una escala numerica.

Cuando el mercurio en el interior del termómetro recibe calor, éste experimenta una dilatación que hace que recorra el tubo del termómetro en el que está contenido. Así, cuando el mercurio atraviesa la escala numérica, podemos medir la temperatura, ya sea la del organismo o de cualquier otra cosa que estemos midiendo.

En la mayor parte del mundo las escalas del termómetro están en grados centígrados, llamados Celsius, pues esta es la más común de todas. Sin embargo, algunas naciones se empeñan obstinadamente en utilizar otras escalas, entre las cuales encontramos:

– Grados Fahrenheit (ºF): es la escala más usada en los países anglosajones, principalmente en Estados Unidos.

– Grados Kelvin (TK): también se le conoce como escala absoluta ya que el punto más frío de su graduación está situado a -273.15 ºC, lo que se conoce como el Cero Absoluto.

– Grados Celsius (ºC): esta escala es conocida como centígrada o de grados centígrados. Se basa en los puntos de ebullición y de congelación del agua a una atmósfera de presión. El punto de ebullición del agua lo sitúa en los 100ºC y el de congelación en los 0ºC.

El creador del termómetro de mercurio con bulbo fue Daniel Gabriel Fahrenheit, en 1714. Desde entonces, muchísimas mejores se han realizado y hoy podemos conocer la temperatura de algo en un instante.

Tipos de termómetros

Existen diferentes tipos de termómetros:

– Termómetro de mercurio: Como se explicó antes, es un tubo de vidrio en cuyo interior hay mercurio, mismo que se desplaza uniformemente dependiendo de la temperatura.

– Pirómetro: Se utiliza para medir temperaturas sumamente altas. Por lo general es utilizado en fundiciones, hornos y demás lugares donde las temperaturas son muy elevadas.

– Termistor: Este es una variación de los termómetros. Cuando la temperatura varía también lo hace su resistencia eléctrica.

– Termómetro de gas: Por su exactitud se utilizan para calibrar otros termómetros. Funcionan tanto a presión constante como a volumen constante.

– Termopar: Cuando se calienta la soldadura de dos metales distintos se produce fuerza electromotriz. Los termopares se encargan de medir la temperatura basándose en dicha fuerza electromotriz.

– Termómetro de resistencia: Utiliza alambre de algún metal que cambia su resistencia eléctrica cuando la temperatura varía.

– Termómetro de globo: Mide la temperatura radiante. Este tipo de termómetros consta de un termómetro de mercurio que tiene el bulbo dentro de una esfera pintada de negro. Esta esfera se encarga de absorber la radiación de los elementos que estén a su alrededor y que sean más calientes que el aire.

– Termómetro de bulbo húmedo: Mide el influjo de la humedad en la sensación térmica.

– Termómetro de máximas y mínimas: Es muy utilizado en meteorología para identificar las temperaturas máximas y mínimas que se presentan a lo largo de un día.

– Termómetro digital: Utilizan dispositivos transductores en los que se presentan variaciones de tensión cuando cambia la temperatura. Estas variaciones de tensión son convertidas en números por circuitos electrónicos y expresadas en una pantalla.

 

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía