Inicio PELIGRO… ...
Array

PELIGRO… EL RUIDO

 

No todos los sonidos son ruido; el ruido es un sonido que no le gusta a la gente. El ruido puede ser molesto y perjudicar la capacidad de trabajar al ocasionar tensión y perturbar la concentración. El ruido puede ocasionar accidentes al dificultar las comunicaciones y señales de alarma. El ruido puede provocar problemas de salud crónicos y, además, hacer que se pierda el sentido del oído.

La pérdida del sentido del oído a causa de la exposición a ruidos en el lugar de trabajo es una de las enfermedades profesionales más corrientes. Los trabajadores pueden verse expuestos a niveles elevados de ruido en lugares de trabajo tan distintos como la construcción, las fundiciones y el textil. La exposición breve a un ruido excesivo puede ocasionar pérdida temporal de la audición, que dure de unos pocos segundos a unos cuantos días. La exposición al ruido durante un largo período de tiempo puede provocar una pérdida permanente de audición. La pérdida de audición que se va produciendo a lo largo del tiempo no es siempre fácil de reconocer y, desafortunadamente, la mayoría de los trabajadores no se dan cuenta de que se están volviendo sordos hasta que su sentido del oído ha quedado dañado permanentemente. Se puede combatir la exposición a ruidos en el lugar de trabajo, a menudo con un costo mínimo y sin graves dificultades técnicas. La finalidad del control del ruido laboral es eliminar o reducir el ruido en la fuente que lo produce.

Los efectos en la salud de la exposición al ruido dependen del nivel del ruido y de la duración de la exposición.

Pérdida temporal de la audición: Al cabo de breve tiempo en un lugar de trabajo ruidoso a veces se nota que no se puede oír muy bien y que le zumban a uno los oídos. Se denomina desplazamiento temporal del umbral a esta afección. El zumbido y la sensación de sordera desaparecen normalmente al cabo de poco tiempo de estar alejado del ruido. Ahora bien, cuanto más tiempo se esté expuesto al ruido, más tiempo tarda el sentido del oído en volver a ser “normal”. Después de dejar el trabajo, puede costar varias horas recuperarse, lo cual puede ocasionar problemas sociales, porque al trabajador le puede resultar difícil oír lo que otras personas dicen o puede querer escuchar la radio o la televisión más altas que el resto de la familia.

Perdida permanente de audición: Con el paso del tiempo, después de haber estado expuesto a un ruido excesivo durante demasiado tiempo, los oídos no se recuperan y la pérdida de audición pasa a ser permanente. La pérdida permanente de audición no tiene cura. Este tipo de lesión del sentido del oído puede deberse a una exposición prolongada a ruido elevado o, en algunos casos, a exposiciones breves a ruidos elevadísimos.

Si un trabajador empieza a perder el oído, quizá observe primero que una charla normal u otros sonidos, por ejemplo señales de alarma, empiezan a resultarle poco claros. A menudo, los trabajadores se adaptan (“se acostumbran”) a la pérdida de audición ocasionada por ruidos dañinos en el lugar de trabajo. Por ejemplo, pueden empezar a leer los labios de la gente que habla, pero resultarles difícil escuchar a alguien que se halle en una multitud o por teléfono. Para oír la radio o la televisión, suben tanto el volumen que atruenan al resto de la familia. “Acostumbrase” al ruido significa que se está perdiendo lentamente la audición.

La Ley nacional 19587; Capitulo 13 Ruidos y Vibraciones desde el Articulo 85 al 94 reglamenta los niveles permisibles de sonido, procedimientos de medición, protecciones para el empleado expuesto, tiempo de exposición, medidas correctivas, etc.

Además, en el Anexo v nombrado por los mismos artículos, se indican otros tipos de medidas a tener en cuenta como: Infrasonido y sonido de baja frecuencia; Ruido continuo e intermitente; Ruido de impulso o de impacto; Ultrasonido; Valores límite (tablas); etc.

El sonómetro es un instrumento de medida que sirve para medir niveles de presión sonora.  Este mide el nivel de ruido que existe en determinado lugar y en un momento dado son los más utilizados para llevar una estadística dentro del plano laboral, por ejemplo. La unidad con la que trabaja el sonómetro es el decibelio.

 

A modo de conclusión, sabiendo  que los ruidos en el ambiente de trabajo representan la 3º parte que derivan en enfermedades profesionales, conociendo estas estadísticas los representantes de cada empresa deben realizar los exámenes periódicos correspondientes, capacitaciones necesarias, etc. Recalcar que la seguridad e higiene depende no solamente del responsable sino también de cada uno a la hora de tomar decisiones.

 

Fotografía

Nuestro diario

Ingresá a leer todas las noticias en nuestro diario: Prensa Libre Online