En 1866 ocurrió una tragedia devastadora para la comunidad de Inglaterra; una serie de explosiones en una mina de carbón que en dos días dejo 361 víctimas fatales incluyendo niños. El resultado final de victimas se obtuvo a raíz de la conmemoración de los 150 años de aquella fatídica fecha, donde los organizadores de dicho evento, queriendo dar un homenaje más humano se propusieron investigar la cifra exacta de muertos que hasta el momento se desconocía. Interiorizándose en los perfiles de los fallecidos descubrieron la dispersión geográfica y las edades, que abarcaban desde niños de 10 años.

Es evidente que para que esta tragedia sucediera ocurrieron fallas de organización, capacitación a los trabajadores, ventilación, iluminación, elementos de protección, materiales y herramientas, y control del área de trabajo. Hoy en día se ha minimizado el riesgo; las mejoras en los métodos de minería, monitoreo de gases venenosos, drenado de gases, equipo eléctrico y sistemas de ventilación han reducido muchos de los riesgos como caídas de rocas, explosiones y calidad de aire no saludable.

Análisis estadísticos hechos por la Administración de la Seguridad de las Minas del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos mostraron que entre 1990 y 2004, la industria erradicó más de la mitad de los accidentes y la tasa de mortalidad en 2/3. Sin embargo, de acuerdo con el Buró de Estadísticas Laborales, la minería se mantiene como la segunda ocupación más peligrosa de América. Los gases liberados durante el proceso de extracción pueden ser recuperados para generar electricidad y para mejorar la seguridad de los trabajadores con máquinas de gas. Otra innovación de años recientes es el uso de respiraderos de circuito cerrado de escape, los cuales contienen oxígeno para situaciones donde la ventilación de la mina esté comprometida.

La minería es considerada una de las principales actividades económicas del mundo, teniendo a Chile, EE.UU, Perú, Colombia entre otros como los países más productores. Es necesario saber que a pesar que favorece a la economía no todo es bueno ya que daña a la fertilidad de las tierras aledañas. La minería del carbón puede dar lugar a una serie de efectos adversos en el medio ambiente. La minería de superficie de carbón elimina por completo la vegetación existente, destruye el perfil genético del suelo, desplaza o destruye la vida silvestre y del hábitat, se degrada la calidad del aire, altera los usos actuales de la tierra, y en cierta medida cambia permanentemente la topografía general de la zona minada.

Las mineras actuales cuentan con métodos y leyes que regulan y controlan las tareas, condiciones y el ambiente de trabajo. La ley Nro. 24.557 CAPITULO 1
ARTICULO 5º dice: “Toda empresa minera que inicie o reinicie trabajos mineros deberá informar a la aseguradora de riesgos del trabajo la ubicación de la explotación, los nombres del propietario y del responsable de Higiene y Seguridad en el Trabajo, QUINCE (15) días antes de iniciar los trabajos, a fin de que aquella realice el relevamiento correspondiente, antes del inicio de los trabajos. Además, deberá prever y adoptar en su caso, las medidas que de acuerdo con los principios de la ciencia y de la técnica resulten aconsejables para proteger la salud de los trabajadores, las instalaciones, a terceros y el ambiente de trabajo.”

Si bien todos los trabajos están expuestos a ciertos riesgos esta es la segunda actividad que más afectada se ve, dado que los trabajadores están expuestos a una mayor gravedad y cantidad de peligros que influyen en su calidad de vida, y dadas las condiciones del lugar del trabajo se ven más expuestos a peligros fatales.

Bibliografía:
• Prevención Integral https://www.prevencionintegral.com/comunidad/blog/toxicologia-laboral-peligros-riesgos/2017/07/10/resumen-riesgos-laborales-en-mineria
• Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Miner%C3%ADa_de_carb%C3%B3n
• BBC http://www.bbc.com/news/uk-england-south-yorkshire-41187124

Dejar respuesta