Problemas de comunicación en el comercio exterior

En este presente trabajo daré a conocer mi visión de la dificultad que hay en el comercio exterior, con ejemplos que son de común índole en este campo y que como profesionales debemos tener en cuenta y evitar para un mejor desempeño en el área a que lo llevemos a cabo.

En ciertas ocasiones a la hora de introducir mercaderías al territorio (importar) surgen inconvenientes debido a la complejidad que lleva consigo el comercio exterior.

Problemas surgidos por el lenguaje por ejemplo, o simplemente costumbres, culturas y reglamentaciones hacen de ella una tarea realmente complicada y que se terminó convirtiendo en un trabajo estructurado y coordinado para obtener de ella un beneficio que en la mayoría de las transacciones consiste en minimizar los tiempos y obtener de ella ganancia.

Ejemplos de esta problemática pueden ser la siguiente:

Importar mercaderías que por su utilidad son de clasificación simples haciendo casi imposible para un profesional caer en perjuicios fiscales, pero una mala interpretación a la hora de preparar dicha clasificación podría generar problemas en la formalidad que deberían rectificarse, eso dado por el lenguaje incorrecto a parte de la diferencia idiomática, ejemplo claro seria importar de un país X un frasco para perfume de cristal oscurecido y recibir un frasco de vidrio para perfume pintado internamente. Este error por más mínimo aun así trae un perjuicio que es la incorrecta declaración, que debe ser solucionado ante las autoridades pertinentes y rectificado mediante una tipificación.

Otro problema frecuente se da al hacer los pedidos al importador en exterior de documentación necesaria para llevar a cabo la operación de importación, pero por razones de la diferencias de legislaciones en el país de origen, dicha documentación no es prescindible. Esto puede atribuirse a su política, cultura y costumbre.

Situaciones como estas suelen demorar bastante tiempo de negociación previa para que esto no cause influencias en el precio pactado o tiempo pactado de entrega. Por ejemplo, es en este sentido que el avance obtenido mediante la implementación de herramientas como los incoterms (términos internacionales de comercio) han sido de gran ayuda en casos similares dentro de este contexto y que han ido perfeccionándose durante el transcurso del tiempo para otorgar  a la tarea en lo que corresponde al comercio internacional una herramientas más para su fluidez y eficacia

Como conclusión considero que la buena comunicación en lo referido al comercio exterior, debe ser constante y fluida. Sería fundamental para operaciones de esta índole si se desea obtener resultados más efectivos y eficaces, la idea de transmitir mensajes de forma correcta, ordenada asequible y expresiva debe ser lo suficientemente explicita si se desea obtener objetivos rentables y competitivos. Convirtiéndose en  uno de los pilares en materia comercial

 

Dejar respuesta