Autor: Cecilia Bertón

3° Año de T.S. en Turismo

(Patrimonios Turísticos de E.A.A. y O.)

Uno de los grandes ríos del subcontinente indio es el río Ganges, el río nace en el Himalaya occidental y fluye en dirección este desde el norte de la India cruzando la llanura del Ganges hasta el país de Bangladesh. Recorre  2510 kilómetros desembocando en el Delta del Ganges en el golfo de Bengala.

Para los hindúes el rio es sagrado, debido a que personifica a Ganga, diosa de la purificación. El mito cuenta que en un inicio fluía sólo por el cielo, pero el rey Bhagarathi lo hizo bajar a la Tierra para lavar las cenizas de sus antepasados. Con el fin de suavizar su caída, que habría aniquilado a la población terrestre, se derramó primero sobre la cabeza del dios Shiva, y goteó sobre la Tierra desde sus cabellos rizados.

Esperando obtener la redención bebiendo sus aguas o bañándose en ellas, los peregrinos, algunos enfermos o agonizantes, realizan extensos y extenuantes viajes hasta el Ganges.

La fe en las propiedades purificadoras del río procede del refrescante poder de sus aguas. Las costumbres hindúes se basan en la convicción de que el poder es caliente y que, si éste es malo,  puede contrarrestarse con la frescura del agua. Los hindúes creen también que, si son cremados a orillas del río y sus cenizas se dispersan en él, su alma será librada del ciclo de la reencarnación y accederá al paraíso.

Cada primavera, más de 100.000 hindúes celebran allí el nacimiento de la Madre Ganges. Hacen minúsculas barcas de hojas, rellenas de pétalos de caléndulas remojados en manteca clarificada, las encienden y las echan a navegar.

El rio Ganges es sagrado para gran parte de los hindúes, ahí creman a sus familiares fallecidos y luego los lanzan al río para que eviten la reencarnación y puedan alcanzar la vida eterna. Estos rituales se realizan al mismo tiempo que un niño puede estar bañándose, una mujer puede estar lavando su ropa o incluso sus platos.  El río está contaminado a tal punto que tiene el puesto número 1 en lo que se refiere a ríos contaminados mundialmente. 

Aparte de ser un río sagrado, es un negocio turístico para muchos hindúes que viven de ese comercio.  Un estudio reciente reveló que a pesar de ser consideradas aguas purificadas y curativas, hay más de 50.000 casos de cáncer de páncreas entre la población que estuvo en contacto con ellas.  No solo se tiran cadáveres, basura y bañan a las vacas y otros animales, sino que también, las industrias costeras tiran a la cuenca sus desechos tóxicos. 

Las presas y las canalizaciones para la agricultura, disminuyen su caudal día a día. Además, la contaminación industrial y las aguas fecales sin tratar, que impunemente son arrojadas al río, contaminan seriamente sus aguas y acaban con la vida que lo rodea.

Uno de cada doce habitantes del planeta vive allí. A cuatrocientos millones de personas, el sagrado rio, les provee de agua dulce, sustento y recursos naturales.

En las orillas del Ganges hay miles de aldeas y más de 120 ciudades asentadas, seis de ellas con más de un millón de habitantes. A lo largo de su extensión existen áreas densamente pobladas, por lo que el Ganges sufre la contaminación humana-bacteriológica fecal, por lo que el consumo del agua no apta para ello presenta un alto riesgo de infecciones. Los cultivos, regados con agua contaminada, crecen en un suelo infectado y acaban en la cadena alimentaria. El Ministerio de Medioambiente indio estima que de los 2.900 millones de litros de residuos fecales que diariamente son depositados en el río por las ciudades que hay en sus orillas, sólo 1100 millones reciben un tratamiento debido a unas infraestructuras insuficientes y obsoletas. Una inversión en estas infraestructuras básicas supondría liberar al río de una fuerte contaminación constante y letal. Si a esto le sumamos las industrias ubicadas a orillas del rio que vierten sus residuos, muchos de ellos toxicos, y el fruto de las creencias religiosas que arrojan un número incontable de cadáveres, cenizas y restos de animales genera un coctel de factores que son altamente nocivos para el rio.

Además millones de botellas de plástico y de objetos de culto son arrastrados por las aguas. A pesar de que El río está completamente lleno de desechos humanos, a los habitantes del rio parece no importarles debido que la gente se sumerge diariamente en sus aguas, se lava los dientes o incluso bebe el agua.

La situación es crítica y de no tomar cartas en el asunto rápidamente sus efectos podrían ser nefastos. Informes del clima publicados por la ONU en 2007 advierten de que el aumento global de las temperaturas está dejando sentir sus efectos sobre los glaciares tibetanos, y con ello sobre el Ganges. Se cree que la desaparición progresiva de los glaciares pondrá en peligro el suministro acuático de los ríos Indo y Ganges, ya que los glaciares del Himalaya que alimentan el Ganges podrían desaparecer en el año 2030. A partir de ese momento, la corriente del río sería estacional y fruto puramente del monzón, lo que tendría unas terribles consecuencias para los quinientos millones de personas que dependen directamente del río para subsistir.

1 Comentario

Dejar respuesta