Inicio Sin categoría Por qué la Revolución Industrial fue en Inglaterra

Por qué la Revolución Industrial fue en Inglaterra

La Revolución Industrial fue conjunto de transformaciones económicas  y sociales que propiciaron la aparición del mundo contemporáneo. Las que se fueron dando a medida que se incorporaron los nuevos avances científicos. Introdujeron cambios de gran importancia en toda Europa occidental. Tuvo sus inicios en el año 1780 y se extendió hasta el año 1850, cuando la industria inglesa adopta completamente maquinas de vapor.

Es el conjunto de cambios en el proceso de producción que provocaron la desaparición del antiguo régimen económico y la inserción del capitalismo industrial.
Leé: El surgimiento de la seguridad industrial

El desarrollo del trabajo manual se reemplazo por la industria y la manufactura, y trajo consigo beneficios y perjuicios. La industria del hierro y textil fueron las principales de la revolución. La sociedad industrial nació gracias a la aplicación de la energía de vapor a la maquina.

¿Por qué la revolución industrial se produjo en Inglaterra?

* La participación de la burguesía: que le permitió tomar medidas en la economía
* La existencia de los mercados externos y la posesión de una flota de guerra y de una flota

* La acumulación de riquezas provenientes al comercio internacional.
*El desarrollo de la economía liberal.
* La existencia de un mercado interno: formado por una población urbana que crecía debido a las migraciones de los campesinos por los cercamientos de los campos.
* La disponibilidad de recursos naturales.

La revolución industrial impulsó el sistema capitalista. Adam Smith fue un economista y filosofo escocés que estableció las bases de la teoría económica denominada LIBERALISMO. Según él, al dejar al individuo en libertad, éste no solo obtiene su propio bienestar sino que también contribuye al bienestar común de sus semejantes. Debía existir una total libertad para crear empresas, contratar trabajadores, establecer los precios de los productos. Los gobiernos debían dejar actuar libremente a las fuerzas del mercado, de acuerdo con la ley de ofertas y demandas.

Mecánicos, técnicos, inventores ingleses desarrollaron aplicaciones para aumentar y mejorar la producción. La renovación tecnológica que ellos generaron redujo los costos, aumento las ganancias y la competitividad.

El primer gran avance fue la “lanzadera volante” que con un solo tejedor permitía tejer más rápido. Años después la producción de hilo no alcanzaba para abastecer a la nueva máquina. Para solucionar este problema se inventó la “Spining Jenny” una hiladora, que podía hilar 8 rollos de lana al mismo tiempo. En 1768 se ideó una máquina capaz de tejer hilos más gruesos. Fue Samuel Crompton quien logró crear una máquina que producía hilos finos pero lo más resistentes.

En 1720 se analizaba un artefacto para investigar la fuerza expansiva del vapor. Así fue que se perfeccionó la Máquina de vapor. Desde 1785 se la empezó a utilizar para mover el telar mecánico. A partir de ese momento la producción textil se duplicó. El aumento de la producción textil desarrolló otras áreas de la economía, como la minería.
Antiguos talleres fueron sustituidos por una nueva unidad de producción: LAS FÁBRICAS. Eran grandes galpones en los que se concentraban la materia prima, los medios de producción, la energía y la fuerza de trabajo.

Al inicio de la revolución industrial, las fábricas fueron instaladas por antiguos dueños de talleres o por campesinos afortunados que habían vendido sus medianas propiedades cuando se extendió el cercamiento de los campos, estos empresarios gradualmente fueron haciendo grandes fortunas.

Las fábricas, al utilizar máquinas de vapor y no necesitar la fuerza hidráulica se instalaron en las ciudades y alrededor de ellas surgieron los barrios obreros en los que se acumulaba el proletariado en casas estrechas, pequeñas y húmedas. La necesidad de acercar las materias primas a las fábricas y de facilitar las salidas de los productos elaborados hacia los lugares de venta contribuyó al desarrollo de caminos, canales y carreteras. Esta necesidad también dio origen al la invención de un medio de trasporte que a partir de 1825 daría inicio a una nueva a etapa de la revolución: el FERROCARRIL.

La revolución industrial se llevó a cabo con el motor del capitalismo, permitiendo la generación de capitales cuyas utilidades se reinvirtieron con el sistema industrial. Durante este periodo, la industria se afirmó como la principal actividad económica.
La producción industrial estableció nuevas relaciones sociales de producción entre patrones y obreros, cuyo principal objetivo era la obtención de ganancia por el pago de un salario mínimo.

La industrialización generó una nueva y dinámica estructura social, surgieron así nuevas categorías sociales: los empresarios, una burguesía rica, culta y emprendedora y los obreros asalariados que constituyeron el proletariado industrial y formaban parte de la escala social más baja.

Reservá tus vacaciones

Fotografía