El hotel más fotografiado del mundo

El sector histórico de  Quebec, en Canadá,  recibe el nombre de ciudad vieja. Es una ciudadela fortificada que  ha  conservado intacta sus construcciones antiguas.  Debido a la gran belleza de los edificios que parecen surgir de un libro de cuentos,  Quebec  se encuentra en la lista de la Unesco como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

En lo alto de un acantilado  sobresale  a simple vista un castillo sin embargo, esta construcción no es un castillo sino un hotel.  Se dice que es el hotel más fotografiado del mundo, su nombre es  Fairmont Château Frontenac.  Fue construido  en 1.893 por la compañía Canadian Pacific  Railwail para estimular el turismo usando sus trenes.

Actualmente se  muestra  renovado,  mezclando  refinamiento con todas las comodidades que ofrece la tecnología. Las habitaciones se distinguen por su  elegante  decoración europea y grandes ventanas.

Forma parte de  la famosa cadena hotelera Fairmont Hotels & Resorts que también es propietaria del Hotel Plaza en Nueva York, el Hotel Savoy de Londres y el Hotel Peace en Shanghai.

Algunos  números nos pueden  dar una idea de la imponente estructura del Fairmont Château Frontenac.  Éste hotel cuenta con 618 habitaciones  en 18 pisos que alcanzan los 80 metros en la torre central. Tiene  18 km de corredores.  Se puede observar el río St. Lawrence, los jardines interiores o la ciudad de Quebec  desde 2.000 ventanas.  Cuenta con 23  salas de reuniones,  gimnasio,  piscina cubierta,  spa, estacionamiento, bar, centro  de negocios, cajero automático, cambio de monedas y servicio de conserjería. Ocupa  500 empleados permanentes  y aproximadamente  750 en temporada alta.  Suelen realizarse más de  75  celebraciones  entre fiestas de casamientos y aniversarios cada año.  También se realizan exitosas reuniones  ejecutivas de primer  de hasta 700 personas.

Cuidan todos los aspectos de la actividad, incluyen  una cocina orgánica con menús saludables, una huerta de hierbas aromáticas y colmenas en el  jardín de la azotea para abastecerse de miel.

Aplican un plan de cuidado del medio ambiente,  realizan la recuperación del cobre proveniente del antiguo techo del hotel  para hacer objetos de arte .

Este hotel que parece tenerlo todo siempre  busca  ofrecer experiencias inigualables, y por eso  se ha desarrollado  un espacio privado, un hotel boutique de 60 habitaciones llamado Fairmont Gold que brinda un servicio totalmente de alta gama.

Fairmont Château Frontenac  sigue sorprendiendo a los visitantes.