OBJETIVOS:Tiene como objetivos la serie de medidas que se toman para eliminar, minimizar el mayor número de riesgos de fuego, el estudio de sus posibilidades y de sus causas, los medios de propagación y los factores necesarios para que estos se desarrollen. Su finalidad al igual que otras materias de la prevención es resguardar la integridad de las personas y de los bienes.

SISTEMAS DE PROTECCION CONTRA INCENDIOS (SPCI)

La protección contra incendios, la podemos dividir en cuatro grandes ramas:

PROTECCION CONTRA INCENDIOS

PROTECCION PREVENTIVA: Evitar.

PROTECCION PASIVA O ESTRUCTURAL: Limitar o impedir.

PROTECCION ACTIVA O EXTINCIÓN: Atacar y extinguir.

PROTECCION HUMANA O EVACUACIÓN: Capacitar, señalizar, adiestrar.

 

  • COMPONENTES DEL SISTEMA DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS:

Central de detección de incendios (CDI)

La CDI es el componente que recibe la información de los sensores y/o pulsadores, comunica la alarma de incendio al usuario, activa las señales oportunas para realizar las maniobras previamente programadas y activas las sirenas de alarma.

Detectores de incendio o sensores automáticos

Los detectores de incendio son los elementos que envían la señal de alarma de manera automática a la CDI.

Pulsadores manuales de alarma

Sirenas de alarma

Estos dispositivos son avisadores acústicos u óptico-acústicos que tienen la función de comunicar la alarma de incendios en el edificio o zona donde se produce el incendio.

Los sistemas de detección y alarma de incendios pueden clasificarse, según la tecnología que estos elementos utilizan a nivel interno, en dos tipos:

 

1) Equipos Convencionales

Los sistemas convencionales son conceptualmente más sencillos. Éstos identifican la alarma en una zona de detección y se utilizan habitualmente para superficies diáfanas en edificios o almacenes de dimensiones limitadas, donde no es imprescindible conocer el punto exacto donde se produce la alarma, ni tampoco es necesario realizar maniobras sobre otros equipos o instalaciones.

2) Sistemas analógicos

Los sistemas basados en tecnología analógica permiten la localización puntual de la alarma y ofrecen unas mayores prestaciones a en cuanto a maniobras sobre otras instalaciones. Son más adecuados para edificios con numerosos habitáculos o plantas, donde se requiere poner en marcha planes de actuación más complejos en caso de incendio y/o actuar sobre otras instalaciones o maquinaria.

 TRIANGULO Y TETRAEDRO DEL FUEGO

El triángulo del fuego representa los elementos necesarios para que se produzca la combustión. Es necesario que se encuentren presentes los tres lados del triángulo para que un combustible comience a arder. Por este motivo el triángulo es de gran utilidad para explicar cómo podemos extinguir un fuego eliminando uno de los lados del triángulo.

Triángulo del fuego

Como podemos ver en la fotografía los lados que componen el triángulo del fuego son:

  • El combustible: se trata del elemento principal de la combustión, puede encontrarse en estado sólido, líquido o gaseoso.

 

  • El comburente: el comburente principal en la mayoría de los casos es el oxígeno.

 

  • La energía de activación: es la energía necesaria para iniciar la combustión, puede ser una chispa, una fuente de calor, una corriente eléctrica.
  • Si eliminamos de la combustión cualquiera de los lados del triángulo el fuego se apagará.El triángulo del fuego nos indica que elementos son necesarios para que se inicie la reacción de combustión. Actualmente se ha descubierto que para que se mantenga la combustión es necesario un cuarto elemento, la reacción en cadena.

    Al incluir la reacción en cadena en el esquema del triángulo del fuego obtenemos el tetraedro del fuego.

     

     

    Tetraedro del fuego

    El principio básico del tetraedro del fuego es el mismo que el del triángulo del fuego, todos los lados del tetraedro son necesarios para que la combustión se mantenga ya que si eliminamos cualquiera de los lados el fuego se apaga.

    La reacción en cadena de la combustión desprende calor que es transmitido al combustible realimentándolo y continuando la combustión.

     

    • CLASIFICACIÓN DE LOS FUEGOS

    De acuerdo a las características de la combustión, se determinan distintos tipos de fuegos, que podemos agrupar de la siguiente manera:

     

    1° Fuego Clase A

    2° Fuego Clase B

    3° Fuego Clase C

    4° Fuego Clase D

    5° Fuego Clase K

     

    Clase “A”: Son los fuegos que involucran a los materiales sólidos, en los que pueden formarse, brasas, por ejemplo, la madera, el papel, cartón, pajas, carbones, textiles, etc.

    Se ha normalizado como simbología a utilizar un triángulo de fondo color verde en cuyo interior se coloca la letra  A.

     

    Clase “B”: Son los fuegos que involucran a líquidos inflamables  y sólidos fácilmente fundibles por acción del calor (sólidos licuables). Dentro de este rubro podemos encontrar a todos los hidrocarburos, alcoholes, parafina, cera, etc.

    Se ha normalizado como simbología a utilizar un cuadrado de color rojo en cuyo interior se coloca la letra B.

    Clase “C”: Son los fuegos que involucran a los equipos eléctricos energizados, tales como los electrodomésticos, los interruptores, cajas de fusibles y las herramientas eléctricas, etc.

    Se lo simboliza con un círculo de fondo color azul en cuyo interior se coloca la letra C.

    Clase “D”: Son fuegos de flagrantes, en metales alcalinos y alcalinos térreos, como así también polvos metálicos; combustionan violentamente y generalmente con llama muy intensa, emiten una fuerte radiación calórica y desarrollan muy altas temperaturas.

    Sobre este tipo de fuegos NO se debe utilizar agua, ya que esta reaccionaría violentamente. Se hallan dentro de este tipo de fuegos el magnesio, el sodio, el potasio, el titanio, el circonio, polvo de aluminio, etc.

    Se simboliza con una estrella de cinco puntas

  • Clase” K”A raíz de haberse observado una gran dificultad en la extinción de incendios en freidoras industriales, se hizo esta clasificación particular para este tipo de fuegos. Se lo denomino entonces Fuego K

     

     

    Los incendios se componen de cuatro componentes básicos: Combustible, Comburente, Energía de activación y Reacción en cadena, si eliminamos uno de los 4 elementos conseguiremos la extinción del incendio dependiendo del elemento que pretendamos eliminar, surgirán distintos mecanismos para sofocar el fuego

Dejar respuesta