Las políticas sustentables hacen hincapié en la importancia de la cadena de valor, por ello vale preguntarse cómo se trabaja este aspecto en el sector de la logística y el transporte. La distinción no es caprichosa, pues este sector económico representa el 12% del PBI mundial y se estima que es responsable en Argentina de 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para indagar cuál es el estado de la sustentabilidad de la logística en el país, el Centro de Logística Integrada y Organización (CLIO) del ITBA desarrolló una encuesta entre referentes del sector que arrojó un panorama neutro. Entre las conclusiones destaca que “la sustentabilidad está comenzando a tenerse en cuenta, pero aún no es prioridad”, por lo cual se observan acciones aisladas.

El 78% de las empresas encuestadas aplican alguna estrategia de sustentabilidad y el 80% ha definido al menos una práctica responsable tanto en depósito como en transporte. Sin embargo, en otro tramo el informe se pregunta si ese compromiso es real o solo está basado en la preocupación de no perder negocios.

Las empresas de logística consultadas por Ámbito Biz admiten que estas prácticas reditúan en el negocio, pero aclaran que el fin es lograr la sustentabilidad económica general. “Además de proteger el ambiente, que es uno de nuestros valores, es importante trabajar en mejorar eficiencias que finalmente redundan en mayor nivel de competitividad”, reconoce Sergio Musumeci, gerente de calidad de DT Logística, una empresa dedicada a la logística y distribución de productos del sector de salud y cuidado personal.

Por su parte, Mariela Menghini, directora de marketing de Cruz del Sur explica: “Los clientes se informan sobre la cadena de valor y sobre los alcances del impacto de nuestra actividad” y completa que por ello “es necesario involucrarse en una idónea política de RSE”. Esta empresa de logística de más de 60 años y con capitales nacionales formó un comité de sustentabilidad y ya lanzó su primer informe.

El informe del ITBA advierte que este sector está paulatinamente tomando conciencia del problema de cuidar el medio ambiente y por ello va definiendo acciones. Por caso, DT Logística invirtió $10 millones en la renovación de flotas que incluyó la compra de 6 camiones 0 km que cumplen con la norma EURO 5, para minimizar los gases contaminantes. “Además, estamos trabajando en un proyecto de eficiencia energética dentro del ITBA para la disminución del consumo combustible”, destaca Jorge Busato, gerente general de la empresa.

Plaza Logística, con predios en Pacheco y Pilar, comenzó con la certificación la ISO 14001 y luego incorporó las normas ambientales LEED y EDGE, al tiempo que asegura haber invertido u$s1,8 millones en iniciativas medioambientales. “Para este proyecto visitamos diferentes predios LEED certificados en México y Chile”, apunta Eduardo Bastitta, CEO de la empresa. Además del cuidado del ambiente mediante uso de tecnología, también se realizan modificaciones en los recorridos para economizar en el combustible y con ello emitir menos gases.

Sobre el final el estudio indica sobre dos cuestiones claves. La primera es la falta de mediciones y estadísticas: un 40% de las empresas asegura realizar acciones integrales y de ese porcentaje solo un 14% un hace seguimiento. Además apenas un 20% miden su huella de carbono y el 80% no generan reportes de sustentabilidad.

El segundo punto recalca la necesidad de una mirada más integral. Advierte que este tipo de empresas cuida a sus clientes, proveedores y personal, pero otras partes interesadas tales como la comunidad vecinal y el Estado no son tenidas demasiado en cuenta. Por ello el informe concluye que “el grado de madurez en temas de sustentabilidad aún es bajo”

Dejar respuesta