(Henry o Henri Fayol; Estambul, 1841 – París, 1925) Ingeniero y teórico de la administración de empresas. Nacido en el seno de una familia burguesa, Henry Fayol se graduó como ingeniero civil de minas en el año 1860 y desempeñó el cargo de ingeniero en las minas de un importante grupo minero y metalúrgico, la Sociedad Anónima Commentry Fourchambault.


Henry Fayol

En 1878, en el Congreso de París de la Sociedad Industrial Minera, celebrado con motivo de la Exposición Universal, Fayol presentó un informe sobre la alteración y la combustión espontánea de la hulla expuesta al aire. Este trabajo tuvo una gran acogida y consagró a Fayol como un hombre de ciencia. En 1888 había alcanzado ya el puesto de director general de la Commentry Fourchambault. Se jubiló en 1918.

Henry Fayol es sobre todo conocido por sus aportaciones en el terreno del pensamiento administrativo. Expuso sus ideas en la obra Administración industrial y general, publicada en Francia en 1916. Tras las aportaciones realizadas por Frederick Taylor en el terreno de la organización científica del trabajo, cuya influencia se dejaría sentir en la segunda etapa de la Revolución Industrial, Fayol desarrolló todo un modelo administrativo de gran rigor para su época sirviéndose de una metodología positivista, consistente en observar los hechos, realizar experiencias y extraer reglas. En otra obra suya, La incapacidad industrial del estado (1921), hizo una defensa de los postulados de la libre empresa frente a la intervención del Estado en la vida económica.

El modelo administrativo de Fayol se basa en tres aspectos fundamentales: la división del trabajo, la aplicación de un proceso administrativo y la formulación de los criterios técnicos que deben orientar la función administrativa. Para Fayol, la función administrativa tiene por objeto solamente al cuerpo social: mientras que las otras funciones inciden sobre la materia prima y las máquinas, la función administrativa sólo obra sobre el personal de la empresa.

Fayol resumió el resultado de sus investigaciones en una serie de principios que toda empresa debía aplicar: la división del trabajo, la disciplina, la autoridad, la unidad y jerarquía del mando, la centralización, la justa remuneración, la estabilidad del personal, el trabajo en equipo, la iniciativa, el interés general, etc. En el ámbito de la dirección de empresas distinguió cuatro áreas funcionales: planificación, organización, mando y coordinación y control. Su aportación más importante a la bibliografía de las ciencias administrativas, la citada Administración industrial y general (1916), no fue traducida al inglés hasta 1930 y no tuvo mucha repercusión hasta que no fue traducida por segunda vez en 1949.

 

Universalidad de la administración:

Uno de los primeros razonamientos de Fayol, fue que la administración es una actividad, que puede ser usada en cualquier ámbito u organización humana, desde organizaciones lucrativas y no lucrativas, organismos políticos, deportivos, religiosos o de diversión. Cuando hablaba de universalidad, no solo hablaba en el concepto de estructura a nivel social, sino que también a nivel interno o de organismo. Decía que toda empresa necesita aplicar una metodología en sus actos (administración) para la solución de los problemas que surgen.

 

Definición de las áreas funcionales:

El pensador, en su análisis funcional y sistémico de las distintas organizaciones, pudo ver que había ciertas “operaciones” que se repetían en cualquier tipo de empresas, las cuales eran necesarias e indispensables para conseguir los objetivos. Más tarde, este estudio se tradujo en un análisis más profundo respecto a la división de trabajo dentro de las organizaciones actuales. A continuación mencionaremos los grupos correspondientes a esas operaciones importantes que Fayol estudió en su momento.

 

Operaciones o áreas de la organización Función específica
Técnica Elaboración o transformación de bienes.
Comerciales. Compra y vende o permuta.
Financieras. Labores conectados con la captación y buen uso del capital.
Seguridad. Salvaguardar y protege las personas y los bienes.
Contabilidad. Genera información sobre la situación económica. Facilita controles y registros.
Funciones administrativa. Prever, organizar, dirigir, coordinar, controlar.

 

 

Primero Modelo de principios administrativos: El proceso administrativo de Fayol ha sido el ejemplo a seguir por muchas generaciones. Hasta la fecha, todos los autores que han escrito sobre el tema, han adoptado las etapas o pasos que describe Fayol. La única etapa que ha sufrido cambio en su denominación, ha sido la de dirección; algunos autores pueden llamarla etapa de  ejecución, otros la denominan comando o implementación, etc., pero en contenido sigue siendo el mismo.

 

  • Previsión.
  • Organización.
  • Dirección.
  • Coordinación.

 

 

Formular criterios técnicos que orientes las funciones administrativas:

Tanto a través de publicaciones propias, como basándose en otros conocimientos sobre la administración Fayol fue partidario de una profesionalización de la ciencia empresarial. Él decía que el empresario debía conocer, mediante datos técnicos y sistemas científicos las diferentes vertientes o posibilidades de una empresa y su actividad a fin de poder tomar decisiones que den a la empresa constantes mejoras en la gestión y por ende en los resultados.

 

Conclusión personal:

Algunos de los aportes que Fayol realizó en su momento se mantienen vigentes como principios indispensables de la actividad empresarial. Muchos de ellos, se han continuado desarrollando por otros teóricos de las empresas, los cuales se han valido de algunas de estas teorías de Fayol para continuar implementando soluciones esta ciencia (de las empresas). Pude ver que Henry Fayol vio la administración como una técnica para lograr la máxima eficiencia y eficacia de las funciones empresariales. Se deduce que no hay, ni puede haber, administración fuera de una sociedad y al mismo tiempo que toda sociedad necesita de los medios técnicos de la administración, para un mejor desarrollo de sus funciones.

 

1 Comentario

Dejar respuesta